¿Cómo puedo financiar mi startup?

venture capital

Este glosario te llevará de la mano por el mundo del financiamiento de startups en México.


El empresariado del llamado Silicon Valley ha desarrollado un ecosistema para un tipo de empresa muy particular: las startups. Requieren un tipo específico de financiamiento: uno que esté dispuesto a tomar el riesgo (la mayoría fracasa) con tal de que algunas pocas les haga recuperar su inversión, que puede llegar a ser multimillonaria (¿te suenan las empresas Amazon, Facebook, Google?) Este es parte del vocabulario propio del Venture Capital (o Capital de riesgo, también llamado Capital emprendedor). Las palabras pesan y aquí valen dinero.

Tal ecosistema, requiere un dominio de sus términos que te sirva para navegar entre sus rondas de inversión. Aquí tienes el mapa básico para saber a lo que te enfrentas cuando tu startup, esa empresa ayudada por la tecnología que crees que puede escalar muy rápido, requiere dinero.

Aceleradoras: se dedican a ayudar a las empresas a probarse en el mercado, a desarrollar el producto (o servicio) final y a llevar al siguiente nivel a tu startup: una ronda de inversión serie A.

Equity: tomar acciones de la empresa o una deuda de la empresa. Aproximadamente se da el 20 por ciento de acciones o deuda en cada ronda de inversión, como un indicativo, pero se tiene que ver cada caso. Obviamente, la valuación de la empresa tiene que ser acorde al dinero que se pide.

Incubadoras: son organismos (a veces dentro de una universidad o escuela de negocios) que apoyan a empresas que buscan desarrollar sus ideas de negocio. Muchas veces la apoyan con tecnología, procesos, asesoría, orden. Sobre todo, se trata de darle las herramientas para levantar. Entre ellas están, aunque no siempre se definen a ellos mismos así, Wayra, 500 startups, Numa, Mass Challenge, entre otras.

Inversionistas Ángeles: son personas que después de haber amasado su patrimonio (a veces pequeñas fortunas) se dedican a arriesgarlo en emprendimiento de startups en el sector donde crearon tal patrimonio. Por ejemplo, un banquero que hacia el final de su vida está dispuesto a invertir en muchas ideas de empresa alrededor del sector financiero, como las fintech.

Capital semilla (Seed Capital): inversiones que van de arriba de 100 mil dólares aproximadamente y menores de un millón de dólares. En esta etapa ya debes tener una idea muy aterrizada de tu negocio; ya pasaste por una incubadora. Ahora requieres encontrar un “Product Market Fit”. Afinar el producto, encontrar nuevos canales de distribución adecuada. Solo te debe preocupar que te dé señales el negocio que encontraste una propuesta de valor muy única.

Fase de incubación: al comenzar estás en busca de “Discovery Funds”. Generalmente son fondos de apoyo para emprendedores que están desarrollando una idea de negocio. Aún no tienes un producto o un mercado definido. Es muy probable que ese dinero sea para un producto prototipo, hacer pruebas y equivocarte mucho.

Friends, Family and Fools: la historia ya la conoces. Abres tu negocio “como-dios-te-dio-a-entender” y tus primeros clientes son tus papás, la tía Chonita y algún amigo despistado que pensó que en la inauguración tendrías canapés. Lo mismo pasa cuando buscas financiamiento. Después de que topaste tus tarjetas de crédito y tus ahorros, los primeros en “prestarte” dinero son tus familiares y amigos. Pero ojo, no es un préstamo, sino una inversión. Así sea tu nana Chonita, debes hacerle un contrato por escrito para saber de cuánto es la tasa que le pagarías o bien, de cuantas acciones corresponde el dinero que te dio. Si le pasó al brasileño de Facebook, le puede pasar a tu nana. Y nadie quiere pelearse con su nana. Karma, le dicen. El consejo de Fernando Lelo de Larrea, managing partner del fondo de inversión ALLVP es “que el dinero lo tome la empresa, no tú. Explícale que hay un riesgo. Y nunca pongas tu propio patrimonio.”

Product Market Fit: es lo que buscas en esta etapa, que tu propuesta de valor es la que requiere el consumidor en un mercado determinado y demostrarlo.

Ronda de inversión Serie B: las inversiones son cercanas a 20 millones de dólares por empresa. Generalmente se busca expansión geográfica, desarrollo de nuevos productos, fortalecimiento institucional. No suele haber inversiones de serie B por fondos mexicanos (aunque en 2017 ha habido algunas importantes). Normalmente el fondo mexicano se hace acompañar de uno internacional si entra en esta serie.

Serie A: a partir de esta serie de inversión es raro que un inversionista ángel arriesgue su dinero, porque se requieren montos generalmente mayores a los 200 mil dólares. Aquí buscas ganar más tracción, es decir, conseguir más clientes de manera más efectiva, con un menor costo de adquisición. Los tickets promedio de los inversionistas van de entre 1 a 5 millones de dólares (incluso algunas rondas llegan a 8 millones de dólares). En esta etapa hay menos fondos mexicanos que puedan participar.

Considera que tu negocio debe estar listo para escalar, penetrar el mercado, gastar en marketing, adquirir consumidores. Si lo que te ha detenido es solo el financiamiento, demuestra que eres capaz de conseguir clientes de manera efectiva y acelerada.

Serie C, D, E…: El resto de las series de inversión se les llama serie C, serie D y más sólo por mantener el orden, pero ya no son necesariamente una etapa determinada de una empresa, más allá de que requieren más capital.

Smart money: siempre quieres que quien invierta en ti tenga un valor agregado, es decir, que se interese en tu negocio y junto contigo haga que funcione. Tiene que ir asociado a cuánto te va a ayudar en tu negocio. En fases muy tempranas lo que necesitas es que te ayuden con marcos teóricos. En semilla, que te ayuden en administración, contabilidad adecuada, en contratar gente. En serie A, la experiencia de haber crecido un negocio te va a ser muy útil. En series mayores, quizá la relación que tiene con clientes potenciales, proveedores potenciales o compradores en el futuro.

Startup: emprendimiento anclado en tecnología que tiene un producto o servicio con el potencial de ser escalable en un mercado donde generalmente no hay un competidor directo. Es el tipo de empresa que podría optar por Venture Capital (capital de riesgo).

Tickets: los montos de dinero por los que los fondos de inversión dan a cambio de acciones de tu empresa.

2012: el año profético, lo fue para las startups, que en México ya contaban con más fondos de capital semilla. Nacional Financiera y el Inadem (Instituto Nacional del Emprendedor, que depende de la Secretaría de Economía) crearon un fondo para los fondos semilla. Éstos (como dila Capital, Variv, Jaguar Ventures, entre otros) manejan desde 50 millones de dólares a 150 millones de dólares aproximadamente. Generalmente invierten en una ronda de capital semilla de alguna startup con montos de cerca de 350 mil dólares, por poner un ejemplo.

Con información de Fernando Lelo de Larrea de ALLVP, Research, Gabriel Charles de WAYRA Ventures, The Lean Startup de Eric Ries, Business Model Generator de Alexander Osterwalder, Capital Emprendedor de Luis Alfredo Perezcano y otros (AMEXCAP).

Este artículo se publicó originalmente en la versión impresa de la edición de diciembre de El Contribuyente.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube.

COMPARTE

REVISTA

RELACIONADAS