El Contribuyente
Síguenos
empty

Después del sismo, ¿cómo cobro mi seguro contra daños a vivienda, negocio o auto?

Estos son los pasos que debes seguir para reclamar y agilizar la indemnización. 




21 septiembre, 2017

Tan sólo dos horas después del simulacro que conmemoraba el sismo del 19 de septiembre de 1985, sobrevino un sismo de 7.1 grados, con epicentro entre los estados de Morelos y Puebla, a sólo 120 kilómetros de la capital del país.

Hasta el momento, suman al menos 217 muertes (86 en la ciudad de México, 71 en Morelos, 43 en Puebla, 12 en el Estado de México, 4 en Guerrero y 1 en Oaxaca). La Secretaría de Protección Civil de la Ciudad de México ha reportado 44 derrumbes y cientos de heridos.

Las compañías de seguros activaron el Plan de Atención de Catástrofes de la Industria, para brindar la mejor atención a los afectados por el sismo, afirma Luis Álvarez Marcen, director de Autos y Daños de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Aunque es pronto para calcular el impacto económico que el sismo pudo tener, el actuario dice que las aseguradoras cuentan con recursos económicos suficientes para resolver todos los compromisos con los asegurados: en junio de 2017 el sector reportó reservas previstas por más de 1 billón de pesos (un millón de millones).

Si tus bienes están asegurados por este riesgo y sufrieron algún daño, aquí puedes ver los pasos a seguir para agilizar la indemnización, de acuerdo con la AMIS.

Seguro de daños en vivienda o negocio

1. Lo primero que se debe de tener es la certeza de que el acceso al inmueble es seguro, para que no pongas en riesgo tu vida ni tu integridad física. Si presenta daños, hay que evitar entrar al el inmueble hasta que sea revisado por Protección Civil.

2. Debes reportar a la reclamación a tu aseguradora, teniendo a la mano los datos que permitan identificar tu contrato de seguro: debes proporcionar el nombre del asegurado, de ser posible el número de póliza y la ubicación que se vio afectada.

Debes dar un recuento del origen del daño y qué tipo de bienes se vieron afectados. Es importante que vayas recopilando evidencias, que pueden ser fotográficas, y los respaldos de propiedad de preexistencia de los bienes, principalmente las facturas.

Si no se tiene la póliza a la mano, porque se perdió con el sismo o no se sabe dónde está, con el nombre de la persona que contrató el seguro y la dirección del inmueble, las aseguradoras en sus bases de datos pueden localizarla y reproducirla.

3. Una vez que hayas hecho el reporte, se hará una cita para recibir la visita del ajustador, quien recopilará esta información  y verificará el alcance de las pérdidas que sufriste. Es importante que se acompañen mutuamente en este recuento de daños, para que la cuantificación sea más precisa. El ajustador y el agente de seguros te pueden acompañar en todo el proceso de la reclamación.

4. Una vez que la aseguradora tenga los documentos te dará las instrucciones para recoger el cheque de la indemnización o para hacer la transferencia bancaria.

Si lo que hay que hacer es una reparación, la aseguradora puede ir dando anticipos con el avance de obra, hasta que se indemnicen los daños completos.

Seguro de automóviles

1. Tan pronto como sea posible ponte en contacto con tu aseguradora. Los número de las aseguradoras los puedes obtener en sus portales de internet o en el de la AMIS, para poder reportar el caso.

2. La aseguradora te brindará los pasos para  poder obtener la indemnización de los daños o de la pérdida del vehículo. Si los daños fueron parciales, es decir si todavía puede circular y solamente tuvo daños en la carrocería o en los cristales, la institución te dará instrucciones para saber a qué taller puedes llevarlo a reparación. Te podría dar una lista para que elijas la opción que más te convenga. Si el daño fue total la aseguradora solicitará que presentes los datos de propiedad del vehículo.

En el caso del huracán Patricia, que tocó las costas de México en 2015, si los asegurados no tenían la documentación del vehículo podían acudir al Ministerio Público con dos testigos para acreditar la propiedad. En el caso de sismo es más sencillo, porque si el vehículo queda aplastado o sufre daños, pero se puede ubicar y se pueden verificar sus datos. Además, las aseguradoras le paga al que está en la póliza, ya sea como beneficiario o como contratante.

3. Una vez que la aseguradora tenga los documentos te dará las instrucciones para recoger el cheque de la indemnización o para hacer la transferencia electrónica.

Suscríbete al newsletter aquí.





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar
robo de identidad

Cuáles son los problemas fiscales de una usurpación o suplantación de identidad

Conoce los errores más comunes al realizar deducciones de inversiones

¿Cómo hacer transferencias entre cuentas propias y evitar problemas con el SAT?

¿Cómo solicitar la modalidad 10 del IMSS a través de internet?