El Contribuyente
Síguenos
empty

3 consejos para no cruzazulearla y tener buena suerte en las ventas

7 diciembre, 2020

Pensando en los vendedores que la “cruzazulearon”, la suerte… ¿existe o no? Esto es lo que se pregunta nuestro columnista experto en ventas, Adán Cortés.

Mientras redacto esta columna, el Cruz Azul volvió a perder (no importa en qué año leas esto), y pensaba ¡vaya que mala suerte tienen estos tipos! Pero… ¿realmente existe la suerte? Para esto quiero aterrizar en el tema que nos atañe: las ventas. Imagina el siguiente escenario:

Con trabajos lograste cumplir tu meta del mes y sabes que si el que viene no la cumples te van a despedir. Mientras vas cavilando en estas situaciones, pasas al banco para hacer un depósito y mientras esperas en la fila del banco, entra un ladrón armado, dispara y te pega la bala en el brazo. ¿Cómo te consideras en esta situación: afortunado o desafortunado?

Pensando en los vendedores que la “cruzazulearon”, la suerte… ¿existe o no? ¿Por qué hay vendedores que aun a pesar de la pandemia les va mejor que a otros de su departamento? ¿Por qué hay vendedores que dicen: “Uy, así qué chiste, si tuviera lo mismo que él me iría diferente”? Investigando un poco del tema, hay bastante información con estudios científicos que han “descubierto” que la suerte es algo real. La pregunta es: ¿cómo tener más y mejor suerte? 

Parte de los cursos que damos cuando un vendedor se vincula a una empresa, aborda temas como: “Si quieres ser exitoso en las ventas debes sentirte y actuar como un vendedor exitoso; si quieres ser un vendedor valiente, entonces debes sentirte y actuar como un vendedor valiente. Si lo haces, algo casi mágico sucederá: cuando actúas de una manera por un largo período de tiempo, esa manera de actuar se convierte en un hábito.”

Y es que si te la crees… ¡Te empoderas y cumples mejor! ¿Por qué? Simplemente porque te eleva la confianza y si crees en ti mismo, reaccionas mejor. Si eres igual de escéptico que yo, seguro estás levantando la ceja o solo sigues leyendo por mera curiosidad para burlarte de la tremenda cantidad de tonterías expresadas. Yo pensaba de la misma manera cuando preparamos varios temas de este primer módulo, porque NO me creía estas cosas. Sinceramente, para creerlo busqué explicaciones científicas y las puse en práctica hasta que comprobé que realmente funcionaban porque no podía enseñar algo en lo que no creía. Primero, por mis principios y, segundo, porque si tú no te la crees, tampoco tu audiencia.  

Para esto, un libro muy interesante es The Luck Factor de Richard Wiseman. A través de múltiples estudios investiga si la suerte es azarosa o podemos definir patrones. En resumen, nos dice que la suerte no es mágica ni tampoco es resultado del azar, pues la misma gente genera su suerte. Los suertudos tienden a imaginar de forma espontánea cómo las cosas malas podrían ser peores y se enfocan hacia lo que va a pasar y no a lo que va ya pasó. Para esto, pienso que la mejor forma de describirlo es con la frase: “shit happens” o el equivalente en correcto idioma mexicano: “ya ni pedo”.

Regresando al ejemplo del inicio de este texto, la gente “suertuda” simula las alternativas potenciales a una situación del futuro, a diferencia de la simulación mental del “hubiera”. Es decir, las diferentes alternativas que pudieron haberse dado en el pasado y finalmente no fueron. Los buenos vendedores tienden a ser personas menos neuróticas y con mayores aptitudes sociales, y suelen pensar más en las soluciones en el futuro que todavía pueden suceder.

En su libro, Richard Wiseman nos da 3 consejos para mejorar nuestra suerte:

1. Maximiza las oportunidades del azar 

Presta atención a las oportunidades que se te presentan dia a dia. Wiseman dice: “La gente afortunada actúa sobre las oportunidades que encuentra en su vida; intenta, empieza de a poco con un sinfín de proyectos y basa su aprendizaje en la interacción”

2. Espera una buena fortuna 

En lo personal, el más difícil, porque yo siempre he dicho que no soy ni optimista ni pesimista sino más bien realista pero… “Únete a los optimistas” Aunque suene a broma, si eres optimista, tendrás una mayor probabilidad de probar cosas nuevas, tomar las oportunidades y lograr el éxito. La gente consistentemente afortunada muestra una certeza de que el futuro tendrá una buena expectativa y esto se transforma en una profecía positiva que les da una resiliencia capaz de razonar. Pues si pasa algo malo puedan persistir después de ello, porque esperan que el futuro será mejor .

3. Escucha a tu intuición

Me impactó saber que casi el 90% de las personas afortunadas dijo que confiaba en su intuición cuando se trataba de relaciones personales, y casi el 80% aseguró que esta jugó un papel vital en su carrera y en sus decisiones financieras. Es claro que la intuición no es magia; diversas investigaciones han demostrado que lo que parece ser la intuición en realidad es una experiencia en el área. Wiseman lo explica como “un patrón que de alguna manera el cuerpo y el cerebro ya detectaron y tú no has visto conscientemente. La gente con mala suerte suele no seguir su intuición, ya que no sabe de dónde viene y se siente ansiosa por eso y por la decisión que debe tomar”.

Comenzando a realizar estos simples cambios para redefinir nuestros conceptos implantados, notaras una diferencia en tu “suerte” cuando vendas. Si los síntomas persisten, la próxima semana hablaré de los vendedores “salados” y cómo cambiar su “mala suerte”.

Eso sí, del Cruz Azul ya mejor ni hablemos.

 


Si quieres conseguir vendedores “suertudos” o ayudar a tus vendedores que la cruzazulearon y tener un equipo comercial exitoso, contáctanos a través de nuestra página www.vendedores.work. Llena el formulario y con gusto te asesoraremos.



No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

El Fiscoanalista

Todos los lunes recibe gratis la información que todo experto fiscal necesita.

Te enviaremos un mail de confirmación



¿Qué opinas?