¿Estás negociando tu deuda con un despacho de cobranza? Toma estas precauciones

despachos de cobranza, condusef, redecoFoto: Shutterstock

No te dejes engañar.


Si tienes una deuda con alguna institución financiera, probablemente algún despacho de cobranza ya se puso en contacto contigo para exhortarte (o intimidarte y amenazarte) para que la liquides. Independientemente de sus maneras de exigirte el pago, es importante que tomes en cuenta que los despachos de cobranza son intermediarios entre la institución a la que le debes y el cliente (o sea, tú, el deudor). Estos despachos pueden hacer una negociación contigo para reestructurar tu deuda, sin embargo, si llegas a un acuerdo, tienes que hacerle el pago al banco y no al despacho.

Para evitar fraudes, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) difundió las condiciones bajo las cuales deben realizarse negociaciones con los despachos de cobranza. Toma nota:



  • Documentar por escrito el acuerdo. El texto debe incluir de manera clara y precisa los términos o condiciones de la negociación.
  • Incluir el importe a pagar, así como los intereses ordinarios y moratorios, el monto original y cualquier otro cobro que deba incluirse según lo estipulado en el contrato.
  • Detallar si el pago que se realizará liquidará la deuda o sólo cubrirá un pago parcial.
  • Señalar el número de cuenta de la entidad financiera al que se le abonará el pago y la referencia al número de crédito del que se trate.

Cuando se ponen en contacto contigo, los despachos de cobranza deben brindarte información como el nombre de la empresa, así como su domicilio y teléfono; el nombre de la persona responsable de la cobranza; el contrato u operación por la cual se está llevando a cabo la cobranza; y deben informarte que el pago de tu deuda sólo puede dársele a la institución que te otorgó el crédito o préstamo. Si tienes dudas sobre el despacho de cobranza con el que estás negociando, consulta el Registro de Despachos de Cobranza (Redeco) y asegúrate de que no es una empresa fraudulenta. Si el despacho de cobranza no te dio la información adecuada o te insulta e intimida, presenta una queja aquí.

Suscríbete al newsletter y al canal de YouTube de El Contribuyente.

 



Deja un comentario








¿Estás negociando tu deuda con un despacho de cobranza? Toma estas precauciones

despachos de cobranza, condusef, redecoFoto: Shutterstock

No te dejes engañar.


Si tienes una deuda con alguna institución financiera, probablemente algún despacho de cobranza ya se puso en contacto contigo para exhortarte (o intimidarte y amenazarte) para que la liquides. Independientemente de sus maneras de exigirte el pago, es importante que tomes en cuenta que los despachos de cobranza son intermediarios entre la institución a la que le debes y el cliente (o sea, tú, el deudor). Estos despachos pueden hacer una negociación contigo para reestructurar tu deuda, sin embargo, si llegas a un acuerdo, tienes que hacerle el pago al banco y no al despacho.

Para evitar fraudes, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) difundió las condiciones bajo las cuales deben realizarse negociaciones con los despachos de cobranza. Toma nota:



  • Documentar por escrito el acuerdo. El texto debe incluir de manera clara y precisa los términos o condiciones de la negociación.
  • Incluir el importe a pagar, así como los intereses ordinarios y moratorios, el monto original y cualquier otro cobro que deba incluirse según lo estipulado en el contrato.
  • Detallar si el pago que se realizará liquidará la deuda o sólo cubrirá un pago parcial.
  • Señalar el número de cuenta de la entidad financiera al que se le abonará el pago y la referencia al número de crédito del que se trate.

Cuando se ponen en contacto contigo, los despachos de cobranza deben brindarte información como el nombre de la empresa, así como su domicilio y teléfono; el nombre de la persona responsable de la cobranza; el contrato u operación por la cual se está llevando a cabo la cobranza; y deben informarte que el pago de tu deuda sólo puede dársele a la institución que te otorgó el crédito o préstamo. Si tienes dudas sobre el despacho de cobranza con el que estás negociando, consulta el Registro de Despachos de Cobranza (Redeco) y asegúrate de que no es una empresa fraudulenta. Si el despacho de cobranza no te dio la información adecuada o te insulta e intimida, presenta una queja aquí.

Suscríbete al newsletter y al canal de YouTube de El Contribuyente.

 



Deja un comentario