¿Para qué sirve la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF)?

Para evitar casos como el de Julión Álvarez y Rafa Márquez, entre otras cosas.


La Unidad de Inteligencia Financiera tiene el propósito de intervenir en la prevención y combate a los delitos de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita –comúnmente conocido como lavado de dinero– y de terrorismo y su financiamiento, a partir de mayo de 2004.

Con la ayuda de las tipologías (clasificación de técnicas y métodos utilizados para dar apariencia de legalidad a fondos lícitos o ilícitos) se puede recibir y analizar los reportes de las operaciones financieras y de los avisos de quienes realizan actividades vulnerables, así como diseminar reportes de inteligencia para detectar operaciones fraudulentas para después presentar los reportes a las autoridades correspondientes.

Tiene cuatro ejes que pretende combatir:

1 Operaciones de procedencia ilícita: cuando los bienes provienen de algún delito cometido, como el narcotráfico.

2 Terrorismo nacional: cualquier acto destinado a matar o herir a un ciudadano para intimidar a la población o gobierno.

3 Terrorismo internacional: cualquier acto como el anterior pero provocado por un individuo a otro país del que no pertenece.

4 Financiamiento al terrorismo: cualquier persona que mediante operaciones financieras, destine parte o la totalidad de sus recursos para promover actos de terrorismo en un país o en el mundo.

Los casos del cantante Julión Álvarez y el futbolista Rafael Márquez pertecenen al eje 1. Aunque no se ha determinado su culpabilidad, se presume que son parte de una red de lavado de dinero.

[Ir al artículo original en la página de la SHCP]

Suscríbete al newsletter aquí.

Deja un comentario








¿Para qué sirve la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF)?

Para evitar casos como el de Julión Álvarez y Rafa Márquez, entre otras cosas.


La Unidad de Inteligencia Financiera tiene el propósito de intervenir en la prevención y combate a los delitos de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita –comúnmente conocido como lavado de dinero– y de terrorismo y su financiamiento, a partir de mayo de 2004.

Con la ayuda de las tipologías (clasificación de técnicas y métodos utilizados para dar apariencia de legalidad a fondos lícitos o ilícitos) se puede recibir y analizar los reportes de las operaciones financieras y de los avisos de quienes realizan actividades vulnerables, así como diseminar reportes de inteligencia para detectar operaciones fraudulentas para después presentar los reportes a las autoridades correspondientes.

Tiene cuatro ejes que pretende combatir:

1 Operaciones de procedencia ilícita: cuando los bienes provienen de algún delito cometido, como el narcotráfico.

2 Terrorismo nacional: cualquier acto destinado a matar o herir a un ciudadano para intimidar a la población o gobierno.

3 Terrorismo internacional: cualquier acto como el anterior pero provocado por un individuo a otro país del que no pertenece.

4 Financiamiento al terrorismo: cualquier persona que mediante operaciones financieras, destine parte o la totalidad de sus recursos para promover actos de terrorismo en un país o en el mundo.

Los casos del cantante Julión Álvarez y el futbolista Rafael Márquez pertecenen al eje 1. Aunque no se ha determinado su culpabilidad, se presume que son parte de una red de lavado de dinero.

[Ir al artículo original en la página de la SHCP]

Suscríbete al newsletter aquí.

Deja un comentario