El Contribuyente
Síguenos
empty

¿Otro boicot a YouTube? (ahora por parte de las disqueras)

Ahora los músicos y no las marcas los que están enojados con el canal de videos y “Despacito” es uno de los ‘culpables’.




17 julio, 2017

En realidad los músicos también son marcas y los intereses económicos involucran a muchos. A los artistas independientes, a las distribuidoras, a las disqueras… Y a todos a quienes viven de un producto musical, como un álbum o un concierto en video.

En la primera década del siglo XXI el mp3 fue una amenaza real a la industria discográfica y las grandes disqueras, como Universal, Sony Music y Warner, no supieron enfrentar el desafío. Hoy Spotify es el rey de los servicios de streaming de música (aquí hacemos un recuento de los reyes de la música en 2016).

La compañía ha logrado acuerdos comerciales con las mentadas Universal y Sony, y está por lograr uno con Warner. Pero ¿y YouTube? En el canal de videos que pertenece a Google puedes encontrar discos completos, singles, conciertos, videos… De acuerdo con The Washington Post el mercado del streaming de música tan sólo en Estados Unidos es de 7 mil 700 millones de dólares.

Pero el gran jugador no es Spotify ni Apple Music… es YouTube. Según el artículo varias compañías disqueras acusan al canal de usar un vacío legal para pagar menos por las canciones que lo que pagan los servicios de streaming. La conclusión –según los sellos discográficos– es que YouTube es la mayor amenaza a la industria desde la piratería –vía mp3– de inicios de la década pasada.
 

Un integrante de una las grandes disqueras dijo anónimamente a The Washington Post que no juegan al mismo nivel de cancha con YouTube. “Al final de cuentas negocias con alguien que pase lo que pase ofrecerá tu contenido”.
 

Y si la regulación en países como México no ha sabido cómo cobrarle impuestos a sitios como Netflix y Spotify (eso es otro tema a resolver), en Estados Unidos el poder de YouTube ha logrado sobrepasar sin muchos problemas boicots de marcas en Europa y Estados Unidos por publicidad. Aunque la Unión Europea prepara nuevas reglas para mejorar la protección de derechos de autor.
 

Sin embargo YouTube es un promotor de música, como lo fue en su momento MySpace. Pero la paga no es la misma para artistas y disqueras. Mientras que Spotify y Apple pagan alrededor de 7 dólares cada vez que una canción se reproduce mil veces, YouTube da sólo 1 billete verde.
 

Obviamente para cualquier músico (y su disquera) estar en el top 50 de servicios como Spotify es una meta. En el número uno del top 50 actual de México se ubica Manuel Turizo con 468 mil reproducciones de “Una lady como tú” (aghhh). Esto equivale a poco más de 3 mil 200 dólares que les pagará Spotify (salvo que tengan otro acuerdo), una bicoca que sin embargo es siete veces mayor a lo que da YouTube.
 

Para que quede más claro, The Washington Post entrevistó a una chelista que ganó 261 dólares por 1 millón 420 mil vistas de un video suyo en YouTube. Mientras que por 230 mil reproducciones de una canción en Spotify obtuvo 940 dólares.
 

La batalla continuará, aunque finalmente es un asunto de decisión de quienes consumen música. La canción “Despacito” de Luis Fonsi featuring Justin Bieber tiene más de 420 millones de vistas en YouTube y más de 500 millones de reproducciones en Spotify. ¿Debemos culparla?

NEWSLETTER

nuestro boletín semanal gratuito

Al final, las grandes disqueras ganan por partida doble, aunque tal vez alguna de éstas debió desarrollar en su momento un servicio de streaming.
 

Suscríbete al newsletter aquí.

 

 




Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

¿Qué hago si un funcionario del SAT incurre en una mala práctica?

Por alza en impuestos, casinos de Nuevo León recaudan menos

Esquemas reportables serían como revelar secretos de confesión de los sacerdotes AmCham México

¿En qué casos el SAT puede romper el secreto fiscal?

Salinas-Pliego-empresarios

Salinas Pliego critica al SAT pedir que paguen impuestos y no tener citas