El Contribuyente
Síguenos
empty

La nueva factura electrónica le dará más problemas a las empresas

No va a estar tan fácil como lo cree el SAT.



28 julio, 2017



El SAT concedió a los contribuyentes hasta el 30 de noviembre para usar la versión 3.2 de las facturas electrónicas, por lo que se están confiando. Según nos dijo Edgardo Martínez, director comercial de Gosocket México, en entrevista, hasta la fecha la mayoría de los contribuyentes sigue usando la versión 3.2, lo que puede tener repercusiones bastante negativas para los negocios.

Migrar a la nueva versión no va a ser un proceso inmediato ni sencillo, pues va a conllevar cambios importantes en la forma en que muchos empresarios llevan sus negocios. Con la nueva versión de las facturas será necesario especificar el uso que se va a dar al CFDI. A pesar de que se trata de un catálogo pequeño, con sólo 22 códigos, se tendrá que preguntar al receptor en qué se va a usar el CFDI, lo que modificará las prácticas de las empresas.

Es mayor la complicación que se generará por el campo de productos y servicios, cuyo catálogo cuenta con 53 mil códigos distintos. Esto, dijo Edgardo Martínez, es una complicación importante, pues no sólo significa que las empresas tendrán que encontrar sus productos en el catálogo del SAT, sino además empatar esos códigos con los que ellos ya tenían asignados a sus productos en sus catálogos internos. Como se puede imaginar, esto puede significar una inversión de tiempo y recursos humanos importante.

Sin embargo, “la complicación más grave es desde el punto de vista de las aplicaciones, hoy en día no hay una aplicación en el país que pueda generar un comprobante de pagos relacionado a una factura”, dijo Edgardo. Aclaró que no duda que eventualmente las marcas estén preparadas, pero recordó que se trata de una carrera contra el tiempo tiempo, pues tienen que estar listas para el primero de diciembre.

El directivo de Gosocket pronosticó que no sólo habrá problemas para los contribuyentes, sino también por parte de los proveedores autorizados de certificación (PAC). Por un lado, como la mayoría de los pagadores de impuestos no ha migrado a la versión 3.3, si todos lo hacen a último momento, va a ser difícil para los PAC brindarles el servicio.

“Cuando se hizo el cambio de nómina el primero de marzo pasado, muchos cambiaron a la nueva versión faltando 15 días. Los PAC se convirtieron en un cuello de botella, pues estos cambios requieren hacer pruebas, hacer mapeos de información”, dijo Edgardo Martínez.

Además, ponerse al día con los cambios de las nuevas facturas también implica un gasto de tiempo y recursos importante para los PAC. De hecho, actualmente sólo 60% de los PAC expide la versión 3.3.

No esperes más tiempo, migra a la nueva versión cuanto antes.

Suscríbete al newsletter aquí.

 





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar
Esquemas reportables serían como revelar secretos de confesión de los sacerdotes AmCham México

¿En qué casos el SAT puede romper el secreto fiscal?

Salinas-Pliego-empresarios

Salinas Pliego critica al SAT pedir que paguen impuestos y no tener citas

Cuidado: Estas malas prácticas usan los notificadores del SAT

Recomiendan uso de “Validador de RFC” para la factura 4.0