El Contribuyente
Síguenos
empty

El negocio de los XV de Rubí

Si hacemos a un lado el circo mediático y el oportunismo político, la celebración tuvo una importante derrama económica en la región.

 



4 enero, 2017

Como tantas otras situaciones inverosímiles, el fenómeno en que se convirtió los XV de Rubí empezó como un afortunado accidente. Lo que habría podido ser una fiesta de XV años más, ni mejor ni peor que las miles que se celebran todos los años en el país, se volvió un fenómeno mediático de una proporción inusitada. Si bien no asistieron los 1.2 millones que confirmaron su asistencia en el evento de Facebook, según Protección Civil del estado de San Luis Potosí, hubo cerca de 30 mil asistentes.

Circo con entrada gratuita

Se ha hablado del evento desde muchas perspectivas; se ha resaltado el oportunismo político de varios funcionarios de la región, de la celebración extravagante, a la que numerosas celebridades de la farándula mexicana asistieron e, incluso, de las implicaciones culturales del acontecimiento. Lo que nos proponemos aquí es hablar de los XV de Rubí desde una perspectiva económica. Si bien no podemos calcular a ciencia cierta la cantidad de dinero invertida en la celebración, a través de otros indicadores no menos elocuentes podemos hacernos una buena idea de lo que estuvo en juego.

Cada quien su agosto

Según el presidente municipal de Matehuala, donde iba a ser la fiesta originalmente, hubo una ocupación hotelera de 70%. En Charcas, donde tuvieron lugar los XV años, la ocupación fue de 80%. El festejo se realizó en un predio de 80 hectáreas, de las que 40 se usaron para el escenario donde tocaron los grupos musicales, 20 se usaron como estacionamiento y otras 20 lo ocuparon puestos de comida y bebida. Hubo 45 puestos de alimentos de cadenas comerciales procedentes de distintos estados del país. Además, varias marcas aprovecharon la ocasión para “subirse al tren” ofreciendo patrocinios. Interjet, por ejemplo, dio descuentos de hasta 30% en los vuelos a San Luis Potosí y Mole Doña María ofreció comida para mil personas con un costo de 200 mil pesos.

NEWSLETTER

nuestro boletín semanal gratuito

Si bien no podemos estar ciertos de la magnitud de la derrama económica dejada por la celebración, si tomamos en cuenta todo lo anterior, podemos concluir que no fue nada despreciable.





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

¿Qué hago si un funcionario del SAT incurre en una mala práctica?

Por alza en impuestos, casinos de Nuevo León recaudan menos

Esquemas reportables serían como revelar secretos de confesión de los sacerdotes AmCham México

¿En qué casos el SAT puede romper el secreto fiscal?

Salinas-Pliego-empresarios

Salinas Pliego critica al SAT pedir que paguen impuestos y no tener citas