El Contribuyente
Síguenos
empty

Pensión universal y seguro de desempleo, sin recursos para volverse realidad

La forma en que el presidente Enrique Peña Nieto planteó que se financiaran sus propuestas provocó que nunca se pudiera concretar, porque pagarlas del actual presupuesto público implica ponerle más presión al gasto, opinaron expertos.



18 marzo, 2016



Tanto la pensión universal como el seguro de desempleo formaron parte de las propuestas de campaña del presidente Enrique Peña Nieto, sin embargo, al día de hoy ninguna de las dos se ha aprobado.

De acuerdo con expertos, la principal razón para que estas propuestas hayan quedado en el olvido es que su financiamiento estaba mal planteado desde el diseño de las iniciativas.

El error, de acuerdo con Gerardo López, experto de la Universidad Panamericana, radica en que se planteó que las pensiones se pagaran con recursos públicos, lo que implicaría más presión para las finanzas del gobierno.

“Se prometía un nivel mínimo de bienestar a la hora de llegar a la vejez para ese 60 de los mexica nos que no cuenta con un esquema de seguridad social pero la principal crítica es la manera de financiarse. Por qué se nos vendió esta propuesta si no se tenía la certeza de cómo se iba a financiar fue indebido e irresponsable”, comentó.

También la Auditoría Superior de la Federación expresó su preocupación por ese modelo de financiamiento, ya que sólo agravaría la crisis presupuestaria derivada del pago de jubilaciones.

Tan sólo del 2004 al 2013 los recursos que se destinaron al pago de pensiones y jubilaciones se triplicaron pasando de 140,106 millones de pesos (mdp) a 414,714 mdp de acuerdo con cifras de Hacienda.

Gerardo López recordó que tras ser una de las principales promesas electorales de Peña Nieto, este declaró en 2014 que empezaría a operar en 2015, sin embargo, debido a la austeridad los recursos no alcanzaron y para 2016 ya no se ha mencionado el tema.

El seguro de desempleo, otra de las propuestas que quedó en el olvido, fue cuestionado por el jefe del Departamento Académico de Ciencia Política del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Romero opinó que es una pésima idea que se propusiera financiar el seguro de parte de los recursos que los trabajadores aportan al fondo de vivienda porque lo único que demuestra es que el gobierno no tiene recursos para este seguro y sólo está buscando de dónde tomar dinero.

Ambos expertos reconocieron que si bien son propuestas que necesita el país, primero se debe plantear una reforma que incluya a más personas dentro del sector formal para que todos contribuyan en el largo plazo (con información de El Economista).





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

¿Qué hago si un funcionario del SAT incurre en una mala práctica?

Por alza en impuestos, casinos de Nuevo León recaudan menos

Esquemas reportables serían como revelar secretos de confesión de los sacerdotes AmCham México

¿En qué casos el SAT puede romper el secreto fiscal?

Salinas-Pliego-empresarios

Salinas Pliego critica al SAT pedir que paguen impuestos y no tener citas