El Contribuyente
Síguenos
empty

Tendrán mujeres pensiones más bajas que los hombres

Menos tiempo de cotización por cuidar a los hijos, informalidad, bajos salarios y mayor esperanza de vida son las razones por las que las mujeres tendrán pensiones de retiro más precarias.



29 diciembre, 2015



Al final de su vida laboral, las mujeres recibirán jubilaciones en promedio más bajas que los hombres, de acuerdo con especialistas en la materia y con datos de la Comisión Nacional del Sistema del Ahorro para el Retiro (Consar).

Las tres principales causas de esto son que ellas tienen una mayor esperanza de vida, sus salarios de cotización son menores y en numerosas ocasiones interrumpen o dejan la vida laboral para dedicarse a las tareas del hogar y al cuidado de hijos.

En promedio, una mujer mexicana vivirá 5 años y medio más que un hombre: ellas tienen una esperanza de vida de 82.4 años, mientras que sus pares masculinos vivirán 76.9 años de media.

A su vez, durante los años de trabajo, los hombres recibirán salarios superiores, y por ende su ahorro en las cuentas individuales de pensiones será mayor.

Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del tercer trimestre de 2015 muestran que un empleado de zonas urbanizadas recibe de un salario promedio de 6,973 pesos.

Pero en el caso de las trabajadoras, su sueldo es 1,364 pesos menor, es decir ganan 5,609 pesos y por ello reciben en su Afore menos contribuciones tanto del patrón como del Estado, ya que ambas aportaciones se calculan con base al salario.

Otra situación que las pone en desventaja es el tiempo que cotizaron al seguro social y el número de aportaciones mensuales que recibieron su Afore.

Asa Cristina Laurell, investigadora y académica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), explicó que las mujeres suelen suspender sus labores profesionales en diversos periodos para cuidar a los hijos.

"Muchas mujeres pueden dejar el trabajo varios años para dedicarse a atender a su familia y con ello dejan de cotizar y de acumular dinero para la pensión", comentó Laurell.

En algunos casos ni siquiera regresan al trabajo, o se emplean en la economía informal por ser más flexible con la vida personal.

Esta situación es muy grave, porque tanto las que no trabajan como las que lo hacen en la informalidad no suman al monto que recibirán al momento de jubilarse.

Ante esta situación, las opciones que les quedan es vivir sus últimos años con una pensión muy precaria o bien hacer aportaciones de manera voluntaria durante los años que trabajen.

Acorde con la calculadora de Consar, si una mujer cuyo salario fuera de 10,570 pesos mensuales quisiera tener una pensión cercana a eso (de 9,514 pesos), necesitaría aportar de manera voluntaria 2,691 pesos cada mes.

Algo que es muy difícil según la analista de pensiones Rosa María Farell: "Al percibir un salario más bajo que los hombres, las mujeres tienen más dificultad para llevar ahorro voluntario a su pensión, muchas son madres solteras y están muy apretadas en su gasto".
(Con información de Reforma)





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

¿Qué hago si un funcionario del SAT incurre en una mala práctica?

Por alza en impuestos, casinos de Nuevo León recaudan menos

Esquemas reportables serían como revelar secretos de confesión de los sacerdotes AmCham México

¿En qué casos el SAT puede romper el secreto fiscal?

Salinas-Pliego-empresarios

Salinas Pliego critica al SAT pedir que paguen impuestos y no tener citas