El Contribuyente
Síguenos
empty

Argentina reduce impuestos al campo

Las retenciones a la exportación de granos como trigo, maíz, sorgo y girasol serán eliminadas, y se compensarán con mayor recaudación de impuesto a las ganancias, informó el nuevo mandatario Mauricio Macri.



15 diciembre, 2015



El nuevo presidente de Argentina, Mauricio Macri, confirmó un recorte de los impuestos a la exportación de productos agropecuarios, una de sus promesas de campaña y motivo de conflictos entre el campo y la anterior administración de Cristina Fernández de Kirchner.

En algunos casos, los agricultores y ganaderos tenían que pagar alrededor de 20% en impuestos por exportar sus granos (trigo, maíz, sorgo y girasol) y carnes, lo que según los representantes del sector desincentivaba la producción.

El gobierno de Macri también redujo las retenciones a la exportación de soya -un producto clave en la nueva agricultura argentina por su potencial de exportación a China-, que pasarán de 35% a 30%.

El mandatario argentino confía que con el incentivo de menos retenciones, los productores se animen a exportar, logrando así que entren más divisas extranjeras a Argentina.

"El país no sale adelante sin el campo", dijo durante una visita a Pergamino, en la provincia de Buenos Aires.

"Tenemos que dejar de ser el granero del mundo para ser el supermercado del mundo", indicó a los productores.

Macri aclaró a los productores que "tendrán que poner lo suyo" para compensar el hueco que provocará esta medida en las arcas del Estado.

"Hay que pagar los impuestos. No hay ninguna excusa. Si hay más ganancias, hay que pagar con alegría más impuesto a las ganancias. Ese impuesto es solidario. Espero no tener que aplicar la ley porque encuentro que están evadiendo. Quiero decirles con honestidad: voy a ser implacable aplicando la ley a quienes no la cumplan", aseguró.

Durante la década reciente el campo argentino se transformó: se duplicó la siembra de soya, que pasó a representar el 60% del total de tierras cultivadas, y el sector agrario fue más que nunca el motor económico del país.

Las tensiones comenzaron en 2008 cuando Cristina Fernández, a poco de asumir, aumentó los aranceles a la exportación de soya, dando pie a un enfrentamiento que tendría fuertes repercusiones no sólo económicas sino sociales y políticas.

El apoyo del entonces vicepresidente argentino, el radical Julio Cobos, a los hombres de campo, al oponerse al aumento de aranceles, marcaría una ruptura dentro del gobierno.

Las protestas de los productores agropecuarios, que se extendieron por meses y paralizaron al país, fueron acompañadas por un vasto sector de la población y las movilizaciones contra el gobierno marcaron el comienzo de una serie de "cacerolazos" que en años posteriores se harían más masivos, aglutinando a los diversos opositores al kirchnerismo (con información de BBC Mundo e Infobae).





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

¿Qué hago si un funcionario del SAT incurre en una mala práctica?

Por alza en impuestos, casinos de Nuevo León recaudan menos

Esquemas reportables serían como revelar secretos de confesión de los sacerdotes AmCham México

¿En qué casos el SAT puede romper el secreto fiscal?

Salinas-Pliego-empresarios

Salinas Pliego critica al SAT pedir que paguen impuestos y no tener citas