El Contribuyente
Síguenos
empty

Merkel cumple 10 años al frente de Alemania

La alemana lleva tres mandatos al frente de la nación más poderosa de Europa y aún podría ir por más; mantiene una creciente recaudación fiscal y ha buscado armonizar las legislaciones fiscales en la Unión Europea.



23 noviembre, 2015



En noviembre de 2005 Angela Merkel se convirtió en la primera mujer al frente de Alemania, la locomotora económica de Europa; desde entonces ha dirigido tres gobiernos y enfrentado numerosas crisis.

Entre sus logros en materia económica dentro de su país está que apenas julio de 2014 se aprobó un nuevo salario mínimo de 8,5 euros por hora. Asimismo, ha mantenido una recaudación creciente, gracias a que ha impulsado que se mantengan tasas de interés muy bajas. En el ámbito de la Unión Europea ha buscado la armonización de las políticas fiscales de la región.

En junio de este año, Merkel fue anfitriona de una cumbre del G-7 (sin Rusia) en el palacio de Elmau en Baviera, centrada en Ucrania y la lucha contra el cambio climático. En agosto, tras duras negociaciones entre Grecia y sus acreedores, el Parlamento alemán dio luz verde al tercer paquete de ayuda al endeudado país, tras los de 2010 y 2012.

Desde agosto de 2015, la canciller federal se ha centrado en la crisis de los refugiados, que tildó como “el desafío central” para el país.

Durante su década al frente de Alemania se ha ganado todo tipo de calificativos: perseverante, fría, sin emociones, de hierro a la hora de tratar con sus competidores; pero también paciente, esperanzada, dura, insobornable.

En el exterior, su política financiera le ha valido los calificativos de “peligrosa” y el apodo de “Terminator”.

La alemana, de 61 años, es uno de los personajes más decisivos de la política europea. Sólo dos cancilleres han durado más que ella en el cargo, ambos de su partido: Helmut Kohl, con 16 años, y Konrad Adenauer, con 14.

Merkel tiene la oportunidad de superar a ambos si tras la conclusión de su mandato actual gana los comicios de 2017 y termina esa legislatura hasta 2021.Pero aún sin eso, es la mujer más poderosa de Europa, según la revista Forbes y es también la jefa de gobierno que más tiempo lleva al frente de un país de la Unión Europea (UE), la única que pese a la crisis del euro fue reelecta y dirigió Alemania durante toda la crisis económica.

Pocos se lo imaginaban en 2000, cuando muchos compañeros de partido pensaron que su elección como secretaria general de la CDU era sólo transitoria. Pero igual de meteórico que fue su ascenso, acompañado de un aumento progresivo de popularidad, podría ser también su caída.

Refugiados, su talón de aquiles

Los excesos de su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, en la gestión de la crisis griega y la negociación de un paquete de rescate y las diferencias con éste sobre la crisis de refugiados -llegó a llamar “avalancha” a los solicitantes de asilo que llegaban al país- abrieron una brecha en las filas conservadoras alemanas y, con ella, también en su popularidad.

Hace sólo tres meses, Merkel tenía más del 40 por ciento de los apoyos, pero ahora nadie se atreve a decir lo que durará esta situación, especialmente con la crisis de refugiados, con los que Merkel practicó una política de puertas abiertas ignorando la Convención de Dublín, que contempla que un refugiado sólo puede pedir asilo en el primer país europeo que pisa.

Merkel ha hecho mucho por la imagen de su partido en estos diez años, trabajando por el fin de la energía nuclear en el país, el fin del servicio militar obligatorio y abogando por una imagen moderna de la familia, lo que ha situado a la CDU más hacia el centro.

Pero ahora, en plena crisis de refugiados y tras los atentados terroristas de París, la gente tiene miedo, pese a los intentos de la cúpula alemana de desvincular ambas cosas a lo largo de la semana. Merkel lleva días intentando evitar la conexión.

Así, si la crisis del euro le valió a Merkel la imagen de una gestora eficiente de crisis, la de los refugiados le está haciendo mucho daño, consideran expertos como Sabine von Oppeln, de la Universidad Libre de Berlín.

“En el debate sobre los refugiados defiende su propia posición, pese a la resistencia de sus propias filas”, dijo Von Oppeln tras considerar que si Merkel dejara ahora la política, la canciller pasaría a la historia con una imagen negativa.

Historia meteórica

Angela Dorothea Merkel nació en 1954 como hija de un párroco. Estudió física en la extinta República Democrática Alemania (RDA) y se convirtió en viceportavoz de gobierno del primer y último gobierno elegido libremente de la Alemania Oriental.

Ese cargo lo ejerció poco antes de ser ministra para asuntos de la mujer, de Medio Ambiente y secretaria general de la CDU, con lo que convirtió en la primera política del este en dirigir un partido nacido en el oeste. Hasta llegar a la cancillería.

Durante su mandato han destacado algunos hechos: en septiembre de 2006 logró sacar adelante 21 modificaciones de leyes que impulsaron una reforma federalista con un nuevo reparto de competencias entre el estado central y los federados, en la primera gran modificación de la Constitución alemana en vigor desde 1949.

En marzo de 2007 el Palamento alemán decidió elevar la edad de jubilación progresivamente y hasta 2029 de los 65 a los 67 años; en junio de 2007 Merkel fue por primera vez anfitriona de una cumbre del G-8 en Heiligendamm, en Meckelenburg Antepomerania, centrada en la protección del clima y en África.

En octubre de 2008 Berlín y los estados federados acordaron un paquete de rescate bancario y tres meses después el mayor paquete de impulso coyuntural de la historia de la Alemania unificada, que costó también un endeudamiento récord.

En mayo de 2010, ya en su segundo mandato en coalición con el FDP, el presidente Horst Köhler dimitió sorprendentemente, siendo sucedido por Christian Wulff, que contaba con el favor de Merkel, pero que sólo duró 20 meses en el cargo.

En junio de 2011 el Parlamento selló el apagón nuclear hasta 2022, meses después de la catástrofe de Fukushima en Japón. Un mes más tarde acabó con el servicio militar y civil obligatorio creando un Ejército profesional y voluntario.

El tercer mandato de Merkel, actualmente en curso, lo inició en diciembre de 2012, de nuevo en gran coalición con el SPD después de que su socio anterior, los liberales, se desmoronaron en las elecciones (con información de Notimex).

 






Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar
Esquemas reportables serían como revelar secretos de confesión de los sacerdotes AmCham México

¿En qué casos el SAT puede romper el secreto fiscal?

Salinas-Pliego-empresarios

Salinas Pliego critica al SAT pedir que paguen impuestos y no tener citas

Cuidado: Estas malas prácticas usan los notificadores del SAT

Recomiendan uso de “Validador de RFC” para la factura 4.0