El Contribuyente
Síguenos
empty

El precio del refresco aumentó, pero no la prevención de la obesidad

La recaudación del impuesto que se aplicó a bebidas azucaradas y alimentos con alta densidad calórica debe destinarse a prevenir el sobrepeso, la obesidad y la diabetes, sin embargo sólo se destinó 10% de lo recaudado para este fin.



4 noviembre, 2015



El presupuesto asignado a prevenir el sobrepeso, la obesidad y la diabetes es poco si se compara con lo recaudado por el impuesto especial que aplicó el gobierno a bebidas azucaradas y alimentos con alta densidad calórica, aseguró Luis Manuel Encarnación, director de la Fundación Mídete.

Al participar en la presentación del análisis "Una epidemia sin vacuna: la discusión fiscal y presupuestaria del año 2016 y la prevención del sobrepeso y la obesidad en México", el especialista expuso los objetivos del documento.

“Hacemos un llamado para que los recursos recaudados por el impuesto especial se utilicen para prevenir el sobrepeso, la obesidad y la diabetes, como indica la Ley de Ingresos”, señaló.

Queremos que lo recaudado se aplique de manera directa a programas de prevención o que un monto similar a la recaudación estimada se destine a un fondo o un fideicomiso con reglas de operación específicas, agregó.

El documento indica que en México, 7 de cada 10 adultos padecen sobrepeso y obesidad (69.4% de los hombres y 70.3% de las mujeres) y casi uno de cada tres niños se encuentran en la misma situación.

Para combatir el problema, en 2013 el gobierno lanzó la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes.

La medida contempló un gravamen al consumo de bebidas azucaradas y alimentos con alta densidad calórica y el fortalecimiento de acciones para su prevención.

Sin embargo, no existe un programa presupuestario que cumpla íntegramente con los objetivos de la Estrategia Nacional.

El monto de la recaudación estimada por el impuesto aplicado a las bebidas azucaradas y alimentos con alta densidad calórica se incrementó casi el doble en sólo un año, al pasar de 18,055 millones de pesos en 2014 a 33,619 millones de pesos en 2015, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda.

Pero el presupuesto de los programas de prevención en conjunto fue de sólo 1,332 millones de pesos para el 2015, indica el documento elaborado por la organización Probatio, que es experta en análisis de políticas públicas, a petición de la Alianza para la salud alimentaria. 

“Si comparas la recaudación con lo que pretenden destinar en el Presupuesto de Egresos 2016  para prevenir el sobrepeso, la obesidad y la diabetes, los programas suman menos del 10% de la estimación de la recaudación”, manifestó Luis Encarnación.

La Secretaría de Hacienda, aclaró el director de la Fundación Mídete, dice que destinó parte de los recursos a PrevenIMSS y PrevenISSSTE. “A pesar de que estos programas atienden medidas preventivas, son a nivel vacunación, a nivel enfermedades transmisibles, a nivel obesidad, pero no nos queda claro si es el 10%, 20% o 30% de la totalidad de estos recursos los que se destinan a prevenir la obesidad”, advirtió.

“Pedimos más transparencia, un destino exclusivo o una partida presupuestal específica para la prevención del sobrepeso y obesidad, y que la totalidad de los recursos recaudados por el impuesto a las bebidas azucaradas y alimentos con alto índice calórico se destine para este fin”, concluyó.





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

Recomiendan uso de “Validador de RFC” para la factura 4.0

El CFDI 4.0 será obligatorio en julio y estos son los cambios en la facturación

El pago de los gastos de un juicio mercantil por indemnización está exento del ISR

El SAT crece la recaudación de ISR con mayor fiscalización

Hasta 80% de empresas no podrá deducir su nómina