El Contribuyente
Síguenos
empty

América Latina tiene un sistema fiscal regresivo

Las políticas tributarias de la región funcionan como un Robin Hood pero al revés: quitan recursos a los más pobres mediante altos impuestos y transfieren esos recursos a los más ricos, explica la Red de Justifica Fiscal de América Latina y el Caribe.

 



30 noviembre, 2015



Un sistema tributario justo y equitativo debería ser una especie de Robín Hood: recibir más recursos de los ricos, a través de impuestos progresivos, y distribuir más recursos a los miembros menos favorecidos de la sociedad, señala al Red de Justicia Fiscal de América Latina y el Caribe.

Sin embargo, asegura, el modelo regresivo que golpeó y deterioró el espectro fiscal de América Latina desde los años 90, sobre todo después del ajuste fiscal a finales del siglo pasado, sigue siendo como un Robin Hood al revés: quita recursos a los más pobres mediante altos impuestos sobre el consumo y transfiere esos recursos a los más ricos en los países de América del Sur.

Explica que la distribución de la carga fiscal entre sus bases muestra el carácter más o menos progresivo o regresivo de un sistema fiscal. Cuanto mayor es la recaudación indirecta (sobre el consumo), más regresivo será el sistema. 

De acuerdo con datos de la OCDE, en los países socialmente más desarrollados, al menos dos tercios de la recaudación provienen de los impuestos directos (ingresos y activos), mientras que un tercio proviene de impuestos indirectos. En los menos desarrollados ocurre lo contrario. 

En su publicación El ABC de la Justicia Fiscal, la organización indica que a mayor base tributaria, mayores posibilidades de que el sistema fiscal adoptado distribuya la carga de manera más justa, pues cuando hay concentración en pocas bases o en bases con tasas que no diferencian los niveles de ingresos, el sistema tiende a volverse injusto.

Explica que en la pelea por la “torta tributaria”, se puede ver la correlación de fuerzas que existen entre las clases en una sociedad, pues cada una lucha para que otra se quede con parte de lo que sería su carga fiscal.

Al respecto, el economista Nicholas Kaldor decía que es en el sistema tributario donde se materializa la división del poder en una sociedad, por lo que se afirma que “una reforma tributaria es hacer que el otro pague más impuestos y yo, menos”.

Para evitar la existencia de un sistema fiscal injusto, la organización indica que es necesario que la aplicación de los impuestos incorpore los criterios mediante los cuales los contribuyentes con ingresos más bajos no soporten una carga fiscal más alta que la carga impuesta a las personas con mayores ingresos y/o patrimonio, y que haya una mejora en la distribución de los ingresos.

Detalla que la justicia fiscal, en relación con el sistema de impuestos, representa la obligación del Estado y el derecho de la sociedad de que la recaudación de los impuestos se realice aplicando los principios constitucionales del respeto a la capacidad contributiva de progresividad, dignidad humana, entre otros.

También “debe ser observada de manera permanente en lo que se refiere al gasto público. No se puede negar el hecho de que el Estado debe garantizar los derechos fundamentales, como una manera de crear condiciones de igualdad de oportunidades para todos”, sostiene en el documento.

 

 





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

¿Qué hago si un funcionario del SAT incurre en una mala práctica?

Por alza en impuestos, casinos de Nuevo León recaudan menos

Esquemas reportables serían como revelar secretos de confesión de los sacerdotes AmCham México

¿En qué casos el SAT puede romper el secreto fiscal?

Salinas-Pliego-empresarios

Salinas Pliego critica al SAT pedir que paguen impuestos y no tener citas