El Contribuyente
Síguenos
empty

La OCDE urge a México cambios en su sistema de pensiones

El organismo internacional recomienda fortalecer la protección social de los adultos mayores y aumentar las contribuciones de los trabajadores para garatizarles un retiro con al menos 50% de su último nivel salarial.  

 



16 octubre, 2015



Para que México logre un sistema de pensiones sostenible, será necesario que aumente las contribuciones de los trabajadores, fortalezca la protección social para los adultos mayores, elimine la fragmentación y ataque la informalidad, de acuerdo con un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“En 2013 había 8 trabajadores por cada jubilado, pero para 2030 se estima que sólo habrá 5 por cada uno”, dijo Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

En conferencia de prensa que ofreció con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, comentó que el sistema de pensiones sólo tendrá éxito si aumentan las tasas de contribución.

“No se trata de vulnerar los derechos adquiridos, pero también es muy claro que para que el sistema de pensiones sea sostenible, se tiene que ahorrar”, dijo Gurría al presentar el estudio de la OCDE sobre el tema. 

Gurría explicó que las contribuciones al sistema en México son bajas para poder garantizar una pensión de más de 50% del último nivel salarial del trabajador.

Aseguró que, en el mejor de los casos, una contribución de 6.5% del salario, para un trabajador medio, podría garantizar una pensión de sólo 26% de su último salario. 

En cambio, “una tasa de reemplazo de 50% se alcanzaría con una contribución media de alrededor de 13% a 18% (del salario) durante 40 años”, afirmó.

Para evitar que este aumento implique una baja en el ingreso disponible del trabajador y pueda afectarlo “desproporcionalmente”, la OCDE recomienda que el incremento en las contribuciones sea gradual y ligado con aumentos salariales.

Según el estudio, otro problema en México es la fragmentación del sistema. Los esquemas del sector público y los del sector privado, explicó Gurría, difieren en las condiciones de retiro, los beneficios, las tasas de contribución, las cuotas sociales y las contribuciones compartidas del gobierno.

Por eso la OCDE sugiere armonizar las reglas para establecer un sistema nacional de pensiones igual para todos mexicanos, que integre los planes del sector público y privado, y las reglas de los planes de pensiones especiales (gobiernos federales, locales, universidades y otros).

“El esfuerzo público es que haya contribución compartida por el sector público, el empleador y los trabajadores”, explicó el economista Pablo Antolín, experto en pensiones y miembro de la OCDE.
Videgaray, por su parte, destacó que en el proyecto de presupuesto 2016, el rubro de mayor crecimiento es el gasto en pensiones.

“Las pensiones están creciendo a tasas de dos dígitos, porque estamos en un periodo de transición, construyendo el nuevo sistema de cuentas individuales”, explicó el funcionario.

Según un estudio del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), las pensiones contributivas (IMSS, ISSSTE, PEMEX, entre otras.) tendrán un aumento de 9% en 2016, aunque el número de pensionados por parte de las instituciones de seguridad social crecerá apenas .05% cada año.

El documento de la OCDE también propone aumentar la asistencia social para los adultos mayores y mejorar la coordinación entre los distintos niveles de gobierno para la protección mínima de la vejez, a través de transferencias financieras y el monitoreo de los recursos.

Al respecto, el secretario de Hacienda destacó que el gobierno federal destina más de 40,000 millones de pesos a las pensiones que benefician a 5.5 millones de adultos mayores, de 65 años o más, en condición de pobreza.

Sin embargo, en el proyecto de presupuesto 2016, el gasto del Programa para Adultos Mayores (PAM) tiene asignados 39,486 mdp. Esto significa 9.9% menos en términos reales respecto del presupuesto 2015.

La OCDE destacó que otro inconveniente es la falta de densidades de contribución, debido a la informalidad, pero aclaró que este es un desafío que debe abordarse a través de las reformas estructurales e impositivas y del mercado de trabajo, por lo que no profundizó más en el estudio.

Videgaray reconoció que la informalidad es un reto. “Tenemos que incorporar a más mexicanos a la formalidad, porque ésta representa ahorro para el retiro”, dijo.

 





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

Recomiendan uso de “Validador de RFC” para la factura 4.0

El CFDI 4.0 será obligatorio en julio y estos son los cambios en la facturación

El pago de los gastos de un juicio mercantil por indemnización está exento del ISR

El SAT crece la recaudación de ISR con mayor fiscalización

Hasta 80% de empresas no podrá deducir su nómina