El Contribuyente
Síguenos
empty

Las reglas del SAT para hacer deducibles las colegiaturas

Utilice tarjeta, cheque nominativo o transferencia electrónica para los pagos superiores a 2,000 pesos.



17 agosto, 2015



Para deducir las colegiaturas en la próxima declaración anual de abril, los papás deberán pagar con tarjetas de crédito, débito o de servicios, cheques nominativos o transferencias electrónicas de fondos, de acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Si bien las instituciones educativas expiden facturas electrónicas que fueron pagadas en efectivo, éstas no serán deducibles, explicó Juan Manuel Franco, de la Comisión Fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

“Los montos superiores a 2,000 pesos deben ser pagados obligatoriamente con tarjeta, cheque nominativo o transferencia electrónica. Es un requisito para que procedan las deducciones”, dijo.

Franco explicó que el detalle del pago se inscribe en la factura y la autoridad lo coteja para garantizar que no hay discrepancias, es decir, que los contribuyentes gastan más de lo que declaran.

El SAT establece límites a las deducciones por nivel educativo, por año y alumno. Para preescolar el límite son 14,200 pesos; para primaria, 12,900 pesos; para secundaria, 19,900 pesos; para profesional técnico, 17,100 pesos, y para bachillerato o su equivalente, 24,500 pesos.

No es posible deducir si la persona inscrita recibe una beca o cuenta con ingresos equivalentes o superiores a un salario mínimo, de acuerdo con el SAT. (Con información de El Financiero). 





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

Recomiendan uso de “Validador de RFC” para la factura 4.0

El CFDI 4.0 será obligatorio en julio y estos son los cambios en la facturación

El pago de los gastos de un juicio mercantil por indemnización está exento del ISR

El SAT crece la recaudación de ISR con mayor fiscalización

Hasta 80% de empresas no podrá deducir su nómina