El Contribuyente
Síguenos
empty

Costará a contribuyentes 500 mil dólares que reos usen barba en Texas

Se adquirirán redes para cubrir la barba de aquellos que trabajan en las cafeterías de la prisión, así como tijeras, cámaras y computadoras, dio a conocer el Departamento de Justicia Penal de Texas



11 agosto, 2015



La Suprema Corte de Estados Unidos aprobó que los internos de la prisión 109 de Texas se dejen crecer la barba si así lo indican sus creencias religiosas, lo que tendrá un costo de 500 mil dólares al año para los contribuyentes en papelería, redes para cubrir la barba y utensilios de barbería.

La prisión va a contratar a 25 personas para procesar nuevas y más frecuentes tarjetas de identificación para los internos, informó Jason Clark, portavoz del Departamento de Justicia Penal de Texas, TDCJ por sus siglas en inglés.

Se adquirirán redes para cubrir la barba de aquellos que trabajan en las cafeterías de la prisión, así como tijeras, nuevas cámaras y computadoras, agregó. 

Desde hace tiempo, la prisión estatal 109 requería que sus internos –aproximadamente 148 mil personas– se afeitaran completamente como medida de precaución relacionada con la seguridad.

Sin embargo, después de que la Suprema Corte decidió en el mes de enero que la política anti-barba del sistema de prisiones de Arkansas violaba la libertad religiosa de los internos musulmanes, TDCJ reevaluó su propia política.

El 1 de agosto, el TDCJ cambió su política de aseo personal, en la que permitirá que los internos se dejen crecer la barba hasta una pulgada de largo, por cuestiones religiosas.

Los internos que deseen conservar su barba deberán llenar la solicitud I-60 y tramitarla ante sus respectivos guardias de la prisión en donde solicitarán permiso para dejarse crecer el vello facial con “fines religiosos” no especificados, comentó el portavoz de la agencia.

Un mes después, los internos recibirán la aprobación del guardia, se les tomará una nueva fotografía con su nueva apariencia en una tarjeta de identificación.

Una vez al año, los internos serán afeitados y se les tomará otra fotografía con fines de identificación, para que la prisión pueda tener en sus archivos una foto en donde aparezcan rasurados y con barba, explicó Clark (con información de Diario de El Paso).

 






Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar
Esquemas reportables serían como revelar secretos de confesión de los sacerdotes AmCham México

¿En qué casos el SAT puede romper el secreto fiscal?

Salinas-Pliego-empresarios

Salinas Pliego critica al SAT pedir que paguen impuestos y no tener citas

Cuidado: Estas malas prácticas usan los notificadores del SAT

Recomiendan uso de “Validador de RFC” para la factura 4.0