El Contribuyente
Síguenos
empty

Homologación del IVA, una respuesta ante la pobreza

John Scott Andretta, maestro en Economía del CIDE, asegura que se requieren hacer cambios en leyes como la Reforma Fiscal para que exista una mejor redistribución de los recursos y así comenzar a bajar los índices de pobreza



27 julio, 2015



La “aclaración” del Sistema de Administración Tributario (SAT) para cobrar IVA a los alimentos preparados abrió la puerta para comenzar la discusión sobre una homologación del IVA en alimentos y medicinas.

Para John Scott Andretta, maestro en Economía del CIDE, aunque en un principio el cobro de este impuesto afectaría a los más necesitados, esto puede representar en acciones benéficas para esta población, como la reducción de la pobreza. 

“Instrumentos como el IVA tienen impactos negativos sobre la pobreza, pero en países de alta desigualdad, como México, se deben cobrar impuestos a los alimentos para después redistribuirlos”, afirma. 

América Latina es la región con los niveles más altos de desigualdad en la distribución del ingreso. México es el segundo país con el nivel más alto de desigualdad, de los países miembro de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). 

Scott Andretta explica que la desigualdad en la distribución del ingreso en México tiene entre sus principales causas, su deficiente sistema fiscal. 

Tras la presentación del informe Medición de la pobreza en México 2014, el académico explicó que México requiere de una Reforma Fiscal distinta a la que se encuentra en funciones, en la que se cobren impuestos y se establezca un ejercicio eficiente de estos recursos. 

“Por ejemplo, los países nórdicos europeos cobran un IVA del 25%, con exenciones menores o sin ellas, y con eso financian pensiones muy bien dirigidas, apoyos al desempleo y son altamente redistributivos”, afirma. 

En su estudio Impacto y Eficiencia Redistributiva del Sistema Fiscal de México, el académico del CIDE explica que la mayor parte de los beneficios de las exenciones del IVA benefician a los grupos con ingresos más altos. 

“La mayoría de los trabajadores pobres están excluidos de los subsidios a los sistemas contributivos de seguridad social y el ISR negativo, porque ellos están en el sector informal. Los subsidios para la educación superior y las becas tienden a beneficiar a los estratos de mayores ingresos, que pueden pagar los costos implícitos o explícitos necesarios para acceder a ellos”, dice en el documento. 

Para John Scott, el sistema fiscal de México es uno de los menos productivos de la región, resultado de sus amplias exenciones y subsidios explícitos que, en teoría, están destinados a proteger a los pobres, aunque a menudo hacen lo “contrario”. 

Actualmente en México está en funciones el Acuerdo de Certidumbre Tributaria, el cual establece que las autoridades mexicanas no modificarán la legislación tributaria hasta 2018, es decir, no habrán nuevos impuestos, no se aumentarán las tasas de los ya existentes, ni se reducirán o eliminarán los beneficios fiscales ya existentes, algo que, de acuerdo con el académico del CIDE, no ayuda a las familias más vulnerables.






Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar
Esquemas reportables serían como revelar secretos de confesión de los sacerdotes AmCham México

¿En qué casos el SAT puede romper el secreto fiscal?

Salinas-Pliego-empresarios

Salinas Pliego critica al SAT pedir que paguen impuestos y no tener citas

Cuidado: Estas malas prácticas usan los notificadores del SAT

Recomiendan uso de “Validador de RFC” para la factura 4.0