El Contribuyente
Síguenos
empty

Detectan “fraude carrusel” en comercio con Estados Unidos

Mediante la simulación de exportaciones, fisco perdió entre 8,530 mdp y 46,000 mdp entre 2006 y 2012



4 marzo, 2015



Empresas fantasma evadieron por lo menos 8 mil 530 millones de pesos entre los años 2006 y 2012, a través de exportaciones ficticias, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Panamericana.

Esta cifra podría quedarse muy corta, pues desde diciembre de 2013 el SAT tenía identificadas a 316 empresas y alrededor de 12 mil contribuyentes que simulaban operaciones de exportación, facturando hasta 105 mil mdp entre 2008 y 2012, dio a conocer José Genaro Ernesto Luna Vargas, del SAT. Estas operaciones habrían permitido evadir, de 2008 a 2012, 30 mil millones de pesos por concepto de ISR y alrededor de 16 mil millones de pesos por IVA, en esquemas de fraude carrusel, normalmente con empresas de “presta nombres” y domicilios fiscales simulados.

Desde diciembre de 2013 el SAT tenía identificadas a 316 empresas y alrededor de 12 mil contribuyentes que simulaban operaciones de exportación

El fraude carrusel se conoce desde los años setenta en Benelux, una zona de libre comercio integrada por Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo, aunque se extendió al resto de Europa cuando el tratado de Maastricht eliminó las fronteras fiscales. En este tipo de fraude una empresa factura el impuesto de un producto sin enterarlo a la tesorería del país, para luego exportarlo y solicitar la devolución. Luego, la empresa receptora repite el proceso y vuelve a exportar el producto a un tercer país o a su  país de origen, pidiendo la devolución del impuesto y completando un círculo o “carrusel”. En algunos casos, la exportación es ficticia e incluso involucra a empresas sin que éstas tengan conocimiento del hecho.

La versión tropical

En México este fraude se “tropicalizó”, ya que no tiene un mercado integrado como el de la Unión Europea. El 80% de las exportaciones mexicanas tiene como destino a los Estados Unidos, país donde no existe el IVA y por lo tanto el círculo no puede ser cerrado. Así, el estudio entiende como  “fraude carrusel” las exportaciones ficticias en las cuales se reporte una cantidad o valor mayor al que se exportó, o en las que la exportación nunca fue realizada, pero se solicite la devolución del IVA.

El estudio comparó las exportaciones que México reportó contra las importaciones que Estados Unidos reportó, para buscar anomalías y operaciones fraudulentas.

Antes, los productos utilizados para este tipo de fraudes eran artículos de alto valor y bajo peso, como teléfonos celulares y microchips. En el periodo analizado, el producto que presenta un mayor valor en exportaciones posiblemente ficticias es el de “máquinas automáticas para tratamiento o procesamiento de datos y sus unidades”, con el cual se pudieron llegar a evadir 2 mil 283.1 mdp, seguido de las partes y accesorios de automóviles, con mil 57.7 mdp.

El estudio busca alertar al SAT para que investigue a los contribuyentes involucrados en estas exportaciones, pero no significa que realmente exista el fraude, ya que hay factores que pueden hacer que el monto o valor de un bien de exportación difiera del de importación. Por ejemplo, en julio 2009 las exportaciones de “Otros aceites de petróleo y preparaciones” que México reportó a través de Pemex fueron 469% superiores a las que los EE.UU. reportaron como importación y el estudio dice que esto se debió a diferencias de “…criterios de clasificación, tipo de cambio, fecha de registro de las operaciones, entre otras causas” (con información de Notimex).





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

Recomiendan uso de “Validador de RFC” para la factura 4.0

El CFDI 4.0 será obligatorio en julio y estos son los cambios en la facturación

El pago de los gastos de un juicio mercantil por indemnización está exento del ISR

El SAT crece la recaudación de ISR con mayor fiscalización

Hasta 80% de empresas no podrá deducir su nómina