El Contribuyente
Síguenos
empty

¿Pagas por asimilados? Estas características debe cumplir la relación con el trabajador

En el régimen de asimilados a salarios no puede ni debe existir una relación de subordinación entre la empresa y el trabajador


El Contribuyente
7 septiembre, 2022



El Servicio de Administración Tributaria podría pensar que los pagos de asimilados a salarios son pagos a trabajadores con relación laboral si los patrones llenan los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) de asimilados a salarios, con datos e información que solamente se utilizan en los CFDI de trabajadores con relación laboral.

En entrevista con El Contribuyente, Roberto Colín Mosqueda, integrante de la Comisión Técnica Fiscal 2 del Colegio de Contadores Públicos de México, explicó que los sueldos de asimilados a salarios corresponde al pago por los servicios prestados por personas que se encuentren inscritas en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) y que prestan un servicio no subordinado y que prefieren que los ingresos provenientes de este se asimilen a salario, optando porque se les retenga únicamente el Impuesto Sobre la Renta (ISR), como si se tratase de sueldos y salarios.

Una de las diferencias más marcadas entre estar en un régimen de sueldos y salarios, y estar en el régimen de asimilados a salarios es que no puede ni debe existir, por ley, una relación de subordinación entre la empresa y el trabajador.

De acuerdo con el artículo 94 de la Ley de ISR, se consideran ingresos por la prestación de un servicio personal subordinado, los salarios y demás prestaciones que deriven de una relación laboral, incluyendo la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas y las prestaciones percibidas como consecuencia de la terminación de la relación de trabajo.

¿Qué es el esquema Asimilados a Salarios?

Este se trata de un régimen fiscal que está pensado para personas físicas que prestan servicios independientes a una empresa en particular o incluso a otra persona física, de manera esporádica o temporal, sin tener que otorgarle las prestaciones de ley.

Por ello, si los patrones llenan los CFDI de asimilados a salarios, con datos e información que solamente se utilizan en los comprobantes de trabajadores con relación laboral, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) podría pensar que un asimilado es trabajador fijo y exigir a la empresa o el patrón que le otorgue prestaciones de ley y cuotas de seguridad social.

Roberto Colín explicó en entrevista que con el esquema de Asimilados a Salarios, solo se debe pagar el ISR al SAT. Asimismo, las personas o la empresa que contrata realizan las retenciones que corresponden al equivalente al ISR. Los que contratan este tipo de  servicios no están obligados a solicitar recibos de honorarios por lo que no aplica el pago de Impuesto del Valor Agregado. Tampoco están obligados a otorgarles seguridad social u otras prestaciones de ley.

Generalmente se opta por el pago de este esquema cuando por el tipo de actividad tendrá una corta duración o el trabajo a desempeñar está compuesto de etapas o proyectos. Dentro de los puntos a favor al manejar este tipo de pagos se encuentran los siguientes:

  • Es deducible al 100%.
  • No existe la obligación de afiliar al IMSS al prestador del servicio,  por lo que se evita el pago de cuotas obrero – patronales.
  • Se evitan obligaciones en materia laboral al momento de concluir el contrato o finalizar el proyecto.

¿Qué se necesita para realizar pagos bajo este esquema?

De acuerdo con la autoridad fiscal, el empleado bajo esta modalidad deberá tener lo siguiente:

  • RFC: el empleado necesita estar dado de alta en el Registro Federal de Contribuyentes, esto con el objetivo de que el SAT conozca cuánto dinero está percibiendo esta persona.
  • Pago del ISR: usualmente lo hace quien contrata ya que la deducción se puede hacer desde el momento en que se hacen los cálculos correspondientes. Este ISR también deberá reflejarse en el CFDI o recibo de nómina.
  • Declaración anual: se debe hacer la declaración anual, ésta la puede hacer el empleado o quien contrata.

Finalmente, cabe destacar que en el régimen de honorarios, se le paga al trabajador por sus servicios profesionales de manera independiente. En el régimen de honorarios, no están incluidos los beneficios ni las prestaciones que normalmente recibe un empleado de nómina. De la misma manera, en este régimen, el trabajador está obligado a entregar comprobantes fiscales al fisco.






Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

¿Cómo responder una carta invitación del SAT?

Estos son los puntos que debes vigilar de tu Afore

Los CFDI deben tener el código postal del receptor a partir de 2022

Atención: estos nuevos requisitos deben cumplir las notas de crédito

Así es la iniciativa para aumentar las vacaciones y reducir la jornada laboral