El Contribuyente
Síguenos
empty

Consejos para redactar una carta de recomendación laboral atractiva

carta laboral
16 julio, 2020

La búsqueda de empleo es una tarea que requiere mucho trabajo, constancia y dedicación.

Cualquier persona que está en el mercado laboral activo necesita reciclarse y actualizarse constantemente porque la era a la que nos enfrentamos en la actualidad está marcada por la incertidumbre.

En este sentido, en los procesos de reclutamiento y selección de personal buscan siempre profesionales formados, con experiencia, con ilusión por acceder a ese puesto de trabajo y con capacidades suficientes para hacer crecer a la empresa.

Todo esto deben buscarlo en documentos como el currículum vitae, perfiles profesionales en redes sociales o las tradicionales cartas de recomendación laboral. De este modo, la empresa puede evitar pérdidas de tiempo innecesarias accediendo de manera rápida a esa información útil.

¿Qué son las cartas de recomendación laboral?

Una carta de recomendación laboral es un documento que solicitan los trabajadores de las empresas en las que se han empleado y que les ayuda a resumir cuáles son las funciones que ha ejercido en sus anteriores trabajos.

Con la carta de recomendación el empleado gana enteros en futuros procesos de reclutamiento. Deben estar redactadas por el jefe o el responsable a cuyo cargo ha estado el empleado. De algún modo, responde a las mismas cuestiones que el CV pero es algo más personal pues en ella se detallan qué objetivos ha conseguido el empleado en su anterior cargo y cómo se ha desempeñado en la empresa.

¿Cuál es el esquema de una carta de recomendación?

No existe un único modelo de carta de recomendacion laboral, aunque existen portales especializados como Mundocarta.com en el que ofrecen plantillas para descargar de manera online el formato escogido.

En la carta deben aparecer elementos como el encabezado, el recomendador, la persona recomendada, la duración de la relación laboral y cuestiones accesorias pero también importantes como las actitudes y capacidades del empleado y las referencias al puesto que desempeñaba en la empresa.

El lenguaje utilizado ha de ser formal y en la carta tiene que aparecer un email o un teléfono de contacto para asegurar la veracidad del documento. El tiempo de la relación laboral es relevante, aunque secundario, pues son más importantes las actitudes y capacidades del empleado, siempre que sean fieles a la realidad.

En el espacio dedicado al puesto de trabajo que ocupaba la persona recomendada hay que describir sus funciones y obligaciones en la empresa, así como cuestiones referidas a su comportamiento con otros compañeros, su formación interna y cómo le ha servido su paso por la empresa para crecer en su carrera profesional.

Recomendaciones para elaborar un documento de este tipo

Entregar una carta de recomendación laboral que sea sincera puede ser de gran ayuda para la persona que aspira a un puesto de trabajo en otra empresa. Si la relación laboral ha sido satisfactoria en su anterior empleo, no deben existir motivos para negarse a elaborarla.

Las empresas pueden conocer a vuela pluma cuáles son las cualidades, aptitudes, funciones y tareas que el aspirante ha querido ensalzar en su proceso de selección. El lenguaje ha de ser claro y conciso, de modo que se resuma en pocas líneas qué puede aportar el aspirante en la nueva empresa.

La persona que solicita una carta de recomendación debe hacerlo al responsable de departamento, pues él o ella es su responsable más directo, quien ha supervisado el trabajo de manera más cercana.

También conviene que la dirección de la compañía se vea implicada, al menos con una firma o un reconocimiento del documento. Las recomendaciones de los compañeros son también válidas, aunque en menor grado. En redes como LinkedIn, este tipo de comentarios sí son de gran utilidad.

Los reclutadores y los profesionales de la selección de personal están habituados a recibir cada día decenas o centenares de CV, cartas de presentación y de recomendación. Esto significa que los documentos que se entreguen deben ser fieles a la verdad.

El actor que más pierde cuando redacta una carta de recomendación que no es real, que no se ajusta a la realidad, es el propio recomendador, pues a la empresa únicamente le bastará con dejar de contar con los servicios de la persona empleada, pero en cambio la empresa que ha entregado esa carta de recomendación sí está faltando a la verdad y deja de ser confiable.



No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

El Fiscoanalista

Todos los lunes recibe gratis la información que todo experto fiscal necesita.

Te enviaremos un mail de confirmación



¿Qué opinas?