El Contribuyente
Síguenos
empty

Cómo elegir el mejor nombre para tu empresa


empresarios-ptu-reparto-utilidades-productividad
26 octubre, 2022



Dicen que lo más difícil a la hora de montar un negocio es dar con el mercado adecuado, encontrar al nicho perfecto o el modelo de negocio que funciona. No es nada falso, aunque junto a todo esto hay también un paso muy importante: elegir el nombre de la empresa. Y sí, a día de hoy tienes más facilidades que nunca, ya que puedes usar un buen generador de nombres para empresas que te ayude.

Sin embargo, es importante que, a la hora de usar una herramienta así, sepas muy bien qué debe cumplir ese nombre para que te acompañe en tu éxito comercial. A veces, una mala denominación acaba haciendo que nadie recuerde el negocio y que este caiga estrepitosamente. Por eso es vital saber cómo darle gancho, cómo hacer que conecte y que todo el mundo lo recuerde. Si vas a montar un negocio con o sin una herramienta de estas, y te preocupa no saber acertar a la hora de bautizarlo, te vamos a ayudar.

Las claves de un buen nombre para un negocio

Elegir el mejor nombre para un negocio no es una tarea sencilla. Sí, hay generadores que ya se encargan de ello, pero al final tienes que decidir cuál es la mejor opción, y eso requiere tener en cuenta varias pautas muy importantes. Vamos a explicártelas a continuación para que tengas más claro qué camino seguir y cuál evitar:

Debe llamar la atención

Lo que llama nuestra atención es lo que recordamos con más facilidad. Es cierto que un nombre debe tener cierto sentido y estar vinculado con lo que tu marca o negocio busca ofrecer, pero debes salirte de lo habitual y evitar lo que hace la mayoría de la competencia. Y es que solo así se consigue llamar la atención. Cuando el resto hace las cosas tan parecidas, desmarcarse y sobresalir es lo que capta más miradas.

¿Cómo conseguirlo con un nombre? Haciendo que sea llamativo. Mientras muchos recurren a acrónimos o siglas, puedes optar por una palabra simple, clara y directa. Piensa, por ejemplo, en lo que hizo Apple. ¿Por qué una empresa de tecnología se llama así? Porque quería que usar sus aparatos resultara tan simple como comerse una manzana. Y funciona, ¿o es que ese nombre se te va a olvidar alguna vez?

Menos es más

Aunque el deseo de llamar la atención puede tentarte a buscar un nombre que sea complejo, nada más lejos de la realidad. Lo que debes hacer es construir algo que sea simple, sencillo y corto. Algo que resulte fácil de pronunciar y, sobre todo, de memorizar.

Te puede bastar con un par de sílabas, con una combinación de letras y números, con unas siglas o incluso con un apellido. Da igual, lo importante es que lo reduzcas al mínimo, que concentres el mensaje y el significado en una palabra que sea lo más corta posible. Nuestra cabeza procesa mucha información a lo largo del día, y aquello que es pequeño y rápido es mucho más fácil de retener.

Con buena sonoridad

Puede parecer extraño, pero cuando un nombre tiene cierta sonoridad, también destaca más. Para esto, los sonidos oclusivos hacen mucho. Letras como la “p”, la “t” o includo la “k” te pueden ser de gran ayuda para ir perfilando el nombre.

Ahora bien, tampoco tienes por qué obsesionarte con esto. Es uno de muchos factores a tener en cuenta para dar a tu empresa el nombre que necesita. A lo mejor, incluso, tienes que evitar esos sonidos y buscar otros. Al final, todo depende del sector, de la filosofía de tu negocio y de lo que busques transmitir, y el sonido hace muchísimo a la hora de reflejar todo eso.

Evita los dobles sentidos

Aquí tenemos que matizar las cosas un poco. Sí que hay que buscar cierto doble sentido, porque al final el nombre de tu empresa debe llevar un mensaje que entiendan sus consumidores, o que lleva a picar su curiosidad. Sin embargo, hay que evitar los posibles significados que sean malsonantes o, simplemente, malos.

Para que lo entiendas mejor, el automóvil MR2 de Mazda no fue muy bien recibido en Francia porque su nombre se leía como “emm er deux”, que se puede traducir como “en mierda”. Son este tipo de situaciones las que hay que evitar, porque dañan la imagen de la empresa a pesar de lo virales que se pueden volver por las bromas entre el público. Recuerda que, ante todo, hay que ser profesionales.

 

¿Has tomado nota? Existen otras variables a tener en cuenta, pero estas son las más importantes a la hora de construir un buen nombre para una empresa. Empieza a experimentar, a buscar, a combinar y a investigar. Tarde o temprano darás con el cóctel perfecto, con el nombre que siempre estuvo ahí, esperando a que lo dijeras.






Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

El Ecosistema PLC Ultima Impulsa la Adopción Masiva de la Tarjeta Cripto con Límites Increíblemente Altos

Coparmex busca que los días de vacaciones no sean continuos

¿Y tu Constancia Fiscal? Cadenas comerciales inician con la factura 4.0

Para determinar lo estrictamente indispensable se debe atender a la naturaleza de las operaciones y no a su denominación

¿Qué es la materialidad en conceptos de nómina y por qué es importante?