El Contribuyente
Síguenos
empty

¿Cuáles son las deducciones autorizadas para las personas morales en 2022?

Los contribuyentes deben cumplir con los requisitos establecidos para que las deducciones no sean rechazadas por el SAT


El Contribuyente
5 septiembre, 2022



Para calcular el Impuesto sobre la Renta (ISR) que deben pagar, los contribuyentes tienen que sumar sus ingresos y restar las deducciones autorizadas. El resultado es la base sobre la cual se calcula el ISR a pagar o la devolución a recibir.

De acuerdo con Ariana Elizabeth Martínez Molina, integrante de la Comisión de Desarrollo Fiscal 2 del Colegio de Contadores Públicos de México, hay diversos artículos y criterios que indican cuáles son las deducciones autorizadas. Pero advirtió que los contribuyentes deben cumplir con los requisitos establecidos para que las deducciones procedan.

Deducciones autorizadas para personas morales

En entrevista con El Contribuyente, la contadora recordó que las deducciones autorizadas para las personas morales están listadas en el artículo 25 de la Ley del ISR, que se expone a continuación:

Artículo 25. Los contribuyentes podrán efectuar las deducciones siguientes:

  1. Las devoluciones que se reciban o los descuentos o bonificaciones que se hagan en el ejercicio.
  2. El costo de lo vendido.
  3. Los gastos netos de descuentos, bonificaciones o devoluciones.
  4. Las inversiones.
  5. Los créditos incobrables y las pérdidas por caso fortuito, fuerza mayor o por enajenación de bienes distintos a los que se refiere la fracción II de este artículo.
  6. Las cuotas a cargo de los patrones pagadas al Instituto Mexicano del Seguro Social, incluidas las previstas en la Ley del Seguro de Desempleo.
  7. Los intereses devengados a cargo en el ejercicio, sin ajuste alguno. En el caso de los intereses moratorios, a partir del cuarto mes se deducirán únicamente los efectivamente pagados. Para estos efectos, se considera que los pagos por intereses moratorios que se realicen con posterioridad al tercer mes siguiente a aquél en el que se incurrió en mora cubren, en primer término, los intereses moratorios devengados en los tres meses siguientes a aquél en el que se incurrió en mora, hasta que el monto pagado exceda al monto de los intereses moratorios devengados deducidos correspondientes al último periodo citado.
  8. El ajuste anual por inflación que resulte deducible en los términos del artículo 44 de esta Ley.
  9. Los anticipos y los rendimientos que paguen las sociedades cooperativas de producción, así como los anticipos que entreguen las sociedades y asociaciones civiles a sus miembros, cuando los distribuyan en los términos de la fracción II del artículo 94 de esta Ley.
  10. Las aportaciones efectuadas para la creación o incremento de reservas para fondos de pensiones o jubilaciones del personal, complementarias a las que establece la Ley del Seguro Social, y de primas de antigüedad constituidas en los términos de esta Ley. El monto de la deducción a que se refiere esta fracción no excederá en ningún caso a la cantidad que resulte de aplicar el factor de 0.47 al monto de la aportación realizada en el ejercicio de que se trate. El factor a que se refiere este párrafo será del 0.53 cuando las prestaciones otorgadas por los contribuyentes a favor de sus trabajadores que a su vez sean ingresos exentos para dichos trabajadores, en el ejercicio de que se trate, no disminuyan respecto de las otorgadas en el ejercicio fiscal inmediato anterior.

Deducciones para personas físicas con actividades empresariales o servicios profesionales

La especialista explicó que los contribuyentes pueden aplicar deducciones autorizadas, dependiendo del régimen fiscal con el que tributen.

Por ejemplo, las deducciones autorizadas para las personas físicas con actividades empresariales o servicios profesionales están listadas en el artículo 103 de la Ley del ISR, que se expone a continuación:

Artículo 103. Las personas físicas que obtengan ingresos por actividades empresariales o servicios profesionales, podrán efectuar las deducciones siguientes:

  1. Las devoluciones que se reciban o los descuentos o bonificaciones que se hagan, siempre que se hubiese acumulado el ingreso correspondiente.
  2. Las adquisiciones de mercancías, así como de materias primas, productos semiterminados o terminados, que utilicen para prestar servicios, para fabricar bienes o para enajenarlos. No serán deducibles conforme a esta fracción los activos fijos, los terrenos, las acciones, partes sociales, obligaciones y otros valores mobiliarios, los títulos valor que representen la propiedad de bienes, excepto certificados de depósito de bienes o mercancías, la moneda extranjera, las piezas de oro o de plata que hubieran tenido el carácter de moneda nacional o extranjera ni las piezas denominadas onzas troy. En el caso de ingresos por enajenación de terrenos y de acciones, se estará a lo dispuesto en los artículos 19 y 22 de esta Ley, respectivamente.
  3. Los gastos.
  4. Las inversiones.
  5. Los intereses pagados derivados de la actividad empresarial o servicio profesional, sin ajuste alguno, así como los que se generen por capitales tomados en préstamo siempre y cuando dichos capitales hayan sido invertidos en los fines de las actividades a que se refiere esta Sección y se obtenga el comprobante fiscal correspondiente.
  6. Las cuotas a cargo de los patrones pagadas al Instituto Mexicano del Seguro Social.
  7. Los pagos efectuados por el impuesto local sobre los ingresos por actividades empresariales o servicios profesionales.

Te puede interesar

Deducciones personales: todo lo que debes saber

¿Cuál es el tope de las deducciones personales?

 






Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

¿Cómo responder una carta invitación del SAT?

Estos son los puntos que debes vigilar de tu Afore

Los CFDI deben tener el código postal del receptor a partir de 2022

Atención: estos nuevos requisitos deben cumplir las notas de crédito

Así es la iniciativa para aumentar las vacaciones y reducir la jornada laboral