El Contribuyente
Síguenos
empty

Tasa cero de IVA en alimentos beneficia más a los ricos; eliminarla perjudicaría más a los pobres

6 julio, 2021

De acuerdo a un documento publicado por la Secretaría de Hacienda, los más beneficiados por las exenciones y tasas del 0% de IVA son los contribuyentes más ricos.

Las exenciones del impuesto al valor agregado (IVA), así como las tasas reducidas, benefician más a las familias mexicanas con los mayores ingresos. Esto de acuerdo al documento “Renuncias Recaudatorias 2021”, publicado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Las exenciones recaudatorias estimadas para 2021 serán por un monto de 61 mil 250 millones de pesos, lo que asciende al 0.24% del producto interno bruto. Éstas comprenden conceptos como servicios de enseñanza, vivienda y servicios profesionales de medicina, entre otros.

Lo que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) deja de recaudar por los productos y servicios a los que se le aplica una tasa del 0% de IVA, es considerablemente más. Se estima que en 2021 sean 307 mil 817 millones de pesos, lo que equivale al 1.21% del PIB. Aquí se incluyen, en orden descendiente de importancia, alimentos, medicinas y el servicio de agua potable, entre otros.

“La aplicación de la tasa cero y las exenciones en el IVA representan una transferencia tributaria para todos los hogares, con independencia de su nivel de ingresos, ya que se otorga en forma generalizada”, se lee en el documento.

La SHCP reconoce que todos los estratos sociales se benefician por los gastos fiscales en materia de IVA, sin embargo, los beneficios se concentran en los hogares con los mayores ingresos.

La exención de IVA sobre los servicios de enseñanza, que representa una renuncia recaudatoria de alrededor del 0.15% del PIB, o 39 mil 593 millones de pesos, se concentra notoriamente en el decil de mayores ingresos. El 30.7% de la transferencia tributaria lo recibe el 10% con mayores ingresos. En segundo lugar está el  noveno decil, con 15.6%, hasta llegar al de los menores ingresos, a donde van a dar apenas el 1.7% de la transferencia tributaria total por ese concepto.

Se observa un fenómeno análogo en las demás exenciones y tasas preferenciales. La transferencia tributaria en el caso de la exención a los servicios de enseñanza se concentra con un 30.7% en el decil más rico. Por su parte, el más pobre se lleva apenas el 1.7% del mismo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Qué son los impuestos regresivos?

Tasa cero a alimentos

Incluso en la tasa cero de IVA sobre los alimentos, los hogares más ricos se llevan la mejor parte. El decil más rico recibe el 14.1% del beneficio, mientras el más pobre, el 3.8%.

La pérdida en recaudación no es poca. Según estimaciones de Hacienda, el gasto tributario por este concepto en 2021 será de 262 mil 152 millones de pesos, lo que equivale a 1.03% del PIB.

Sin embargo hay que decir que en este caso la distribución es mucho más equilibrada, si consideramos también los deciles intermedios: el quinto decil se lleva el 10.6% y el sexto, el 10.9%.

En contraste, si hablamos de la exención a los servicios médicos los deciles 5 y 6 reciben el 4.4 y el 6.3% de la transferencia tributaria, respectivamente, mientras que la que recibe el decil más acaudalado es del 36.6%.

Es decir, la concentración en los deciles más altos es mucho mayor que en el caso de la tasa del 0% sobre los alimentos.

Además hay que considerar que, como a diferencia del impuesto sobre la renta (ISR), el IVA es un impuesto sobre el consumo que se aplica por igual a todos los contribuyentes, la eliminación de la tasa de 0% sobre los alimentos tendría un impacto diferenciado según el nivel de ingresos.

Según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), elaborada por el Inegi con datos de 2018, el ingreso promedio por familia es de unos 16 mil 536 pesos al mes. Por su parte, los hogares mejor posicionados, los del décimo decil, tuvieron ingresos promedio de 55 mil 583 pesos mensuales.

Si asumimos que ambos hacen despensas alimenticias de unos 3 mil pesos al mes en promedio, obtenemos que pagarían 480 pesos al mes en IVA. Esto si la tasa de IVA aplicada a los alimentos fuera del 16%.

Así, el hogar mexicano promedio pagaría el 2.9% de sus ingresos totales si se eliminara la tasa cero de los alimentos, mientras que el hogar promedio del decil más acaudalado apenas pagaría el 0.86% de los mismos.

Si consideramos a los hogares con ingresos por debajo del promedio, el porcentaje de sus ingresos que tendrían que pagar como impuesto sería lógicamente mayor. Tratándose de una familia con ingresos mensuales de 10 mil pesos, su IVA alimenticio sería de casi el 5% de sus ingresos mensuales.

El impacto sería desproporcionadamente negativo entre los más pobres.

Puedes consultar el documento “Renuncias Recaudatorias 2021” haciendo clic en esta liga.


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.


Expresa tu opinión



No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

El Fiscoanalista

Todos los lunes recibe gratis la información que todo experto fiscal necesita.

Te enviaremos un mail de confirmación