Este es el procedimiento que se sigue en los juicios laborales

juicio laboral, el contribuyente,

Conocerlo puede ayudarle a tu negocio. 


Hay mil cosas que pueden causarle problemas a tu empresa. Desde alguna ley de otro país hasta la reacción inconsciente que cierto color de tu producto causa en la gente. Quizá no puedes controlar la mayoría de ellas, así que debes enfocarte en las que sí dependen de ti. En este caso, las demandas y los juicios laborales. Si no eres abogado, por lo menos deberías saber de manera general en qué consisten las partes de estos juicios, para que no te agarren en curva.

Demanda

Lo primero es que tienes un trabajador (no por mucho tiempo más) que te demandó. Sin importar de cuál de tus prácticas inhumanas se trate, por aquí empiezan todos los juicios. La demanda debe presentarse por escrito y luego pasará al pleno o la junta especial que corresponda. La junta encargada tiene que revisar la demanda del trabajador para ver que todo tenga sentido (que las prestaciones o el derecho que se demanda sí sean válidos).

La Ley Federal del Trabajo dice que este proceso de presentar la demanda y que pase a pleno es de un día, pero en realidad tarda cerca de un mes, y eso es una constante cuando se trata de los tiempos.

Etapa de conciliación

Aquí se busca llegar a un acuerdo entre las partes para que no sea necesario el juicio laboral. Esta es la primera etapa en la que se puede acabar el proceso si las dos partes deciden algo que les convenga a ambos. En algunos casos, tal vez sea mejor un mal acuerdo a un largo juicio laboral.

Si se llega a un acuerdo, las partes firman un convenio que la junta revisará para asegurarse de que nadie está haciendo algo ilegal; si es legal, ahí acaba todo. Por el otro lado, si no llegan a nada, se le llama apercibimiento y tendrán que presentarse a la etapa de demandas y excepciones.

Etapa de demandas y excepciones

Esta es la parte donde se da el conflicto y se hieren los sentimientos. El trabajador muestra su demanda con lo que espera obtener, y el patrón señala las excepciones legales que lo apoyan. Como es lo más difícil, esta etapa empieza con una última oportunidad para que las partes intenten un acuerdo, si no se da, empieza el proceso.

  • Primero, se presenta la demanda con las correcciones que la junta le hizo al primer documento.
  • El patrón opondrá sus defensas respecto a todos los puntos de la demanda; ya sea afirmándolos, negándolos o explicándolos. Cuando no conteste algún punto, ese punto se tomará como si hubiera sido admitido.
  • Esta parte del juicio puede llevarse a cabo aunque no se presenten ni el trabajador ni el patrón. Si no va el trabajador, de todas formas debe representarse su demanda. Si no va el patrón, es como si se contestara en afirmativo la demanda, aunque en la siguiente etapa pueda demostrar lo contrario.

Pruebas

Aquí son admisibles todos los medios de prueba que no sean contrarios a la moral ni al derecho, que tengan que ver con lo demandado, que sean ofrecidos con todos lo necesario para su desahogo y que se presenten a tiempo.

La idea de esta etapa es convencer a la junta de que tú tienes razón. En este caso, la carga de prueba; es decir, la responsabilidad de demostrar, es del patrón. Así que es él quien tiene que probar que pagó los salarios a tiempo o que no había relación de trabajo, etc.  

El laudo

Es la decisión final. Debe basarse en el concepto de verdad sabida y buena fe guardada; es decir, que se tomaron en cuenta los hechos y sus consecuencias y que se siguió el procedimiento correcto desde el principio. También debe decirse qué artículos y principios legales lo apoyan. Los jueces miembros de la junta votarán en un plazo de 10 días para determinar el laudo.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes), El Fiscoanalista(novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y nuestro canal de YouTube.

COMPARTE

REVISTA

RELACIONADAS