El Contribuyente
Síguenos
empty

¿Cómo aumentar la productividad de tus trabajadores con horarios flexibles?

4 diciembre, 2017

Deja que tus empleados organicen sus agendas sin perder el control de tu negocio.

México es el país con mayor número de horas trabajadas; sin embargo, no somos tan chambeadores como parece. De acuerdo con el Compendio de Indicadores de Productividad de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), ocupamos el último puesto en eficiencia.

Una propuesta para reducir la jornada laboral de ocho a seis horas diarias arrojó que, a pesar de elevar la calidad de vida de los trabajadores de un hogar de ancianos en Gotemburgo, Suecia, la medida aumentaba los costos como consecuencia de la falta de personal y la necesidad de contratación.

Los horarios flexibles aparecen como una buena alternativa, pues no representan precisamente una disminución del tiempo dedicado a las actividades profesionales, sino una mejor distribución del mismo y la posibilidad de trabajar desde diferentes locaciones. Estos son:

  • Fijo-variable: Se elige un horario entre varias opciones y éste se convierte en el horario fijo.
  • Flotante: Se establece un rango de horas de entrada durante las cuales los empleados pueden presentarse a trabajar para, posteriormente, cumplir con la jornada que les corresponde.
  • Libre: El colaborador puede administrar su hora de llegada y sus descansos de la manera que prefiera, siempre que cumpla con los objetivos establecidos.
  • Comprimido: Los empleados pueden decidir trabajar más horas diarias para ir menos días a la oficina.
  • Desde casa: Existe una libertad completa en el lugar y los horarios de trabajo, pero hay que ser especialmente cuidadosos con el seguimiento.

Existe recelo ante dichas opciones puesto que los horarios de entrada y salida sirven como reguladores de conducta y referencia de desempeño; no obstante, alguna de estas modalidades podría funcionarte y motivar la productividad en tu compañía. Carlos Martínez, director LATAM Región Norte de Meta 4, una compañía que desarrolla aplicaciones de recursos humanos, dice que en su empresa se percataron de que a veces trabajar en casa, por ejemplo, es una necesidad. “Hay empleados que se desplazan durante tres horas para llegar y hacer algo que podrían hacer sentados en un Starbucks o en su casa”. Por ello, en Meta 4 adoptaron la política del home office, lo cual significa que todos los empleados tienen la posibilidad de trabajar desde casa uno o dos días a la semana.

Si quieres probar la flexibilidad de horarios, éstas son las recomendaciones hechas por la consultora de ambientes laborales, Great Place to Work para que lo consigas sin sacrificar tus objetivos:

  1. Haz una radiografía de tu empresa

¿Recuerdas cuando Slim propuso jornadas más largas y trabajar solamente tres días a la semana? Ello podría resultar bien en departamentos como el de contabilidad; pero sería una locura hacer que los obreros produjeran durante tantas horas seguidas sin reducir su rendimiento. Cada organización, división y puesto demanda diferentes niveles de responsabilidad, esfuerzo y presencia que deberás tomar en cuenta.

  1. No apliques el “todos coludos o todos rabones”

Si bien la rigidez de los horarios de trabajo es limitante para gran parte del personal, e incluso es considerada como un factor de riesgo para la salud mental por la Organización Mundial de la Salud (OMS), definitivamente no a todos les funcionará el mismo sistema de horarios flexibles. Factores como los hijos, el estrés o la propia capacidad de concentración son diferenciadores en este sentido. Analiza cada caso e implementa los horarios flexibles sólo en los casos en los que realmente pueden funcionar.

  1. Regla número uno: nadie puede violar las reglas

Una vez definida la viabilidad de uno o varios modelos con base en los dos puntos anteriores, debes asegurarte de que todo tu equipo se encuentre debidamente capacitado y disponga de las herramientas necesarias para desempeñar sus tareas. Deja en claro las reglas para cada colaborador, según el esquema flexible acordado.

  1. Libres, pero tomados de tu mano

Los líderes de tu empresa deberán estar listos para resolver imprevistos de manera presencial y a distancia. Se recomienda realizar juntas periódicamente para verificar el cumplimiento de las metas empresariales, dar retroalimentación, reconocer los aciertos y corregir errores. En el caso del trabajo desde casa, existen alternativas como las videoconferencias u hojas de trabajo compartidas donde se visualizan los avances en orden cronológico.

Prueba con algunos miembros de tu equipo para reducir el riesgo y, si consigues encontrar la mejor estrategia para tu negocio, tendrás empleados más felices que entreguen mejores resultados.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube.



Recibe GRATIS novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral


¿Qué opinas?
Te puede interesar
Cuántos puntos del buen contribuyente sumas tú

¿Cuántos puntos del buen contribuyente sumas tú?

Hacienda plantea recaudar 261 mil millones de pesos más en 2020

El Fiscoanalista: Conoce los cambios fiscales del Paquete Económico 2020

En vuelos a otros países podrías pagar el doble en impuestos

En vuelos a otros países podrías pagar el doble en impuestos

El SAT confunde entre empresas legítimas y factureros

El SAT confunde entre empresas legítimas y factureros