El Contribuyente
Síguenos
empty

¿Cómo saber por qué el SAT rechazó una devolución?

La solicitud de devolución mediante aclaración, interrumpe la prescripción del saldo a favor
(Imagen: El Contribuyente)
12 mayo, 2022



Si el SAT negó una devolución, el contribuyente puede conocer la razón del rechazo.

Al presentar la declaración anual, las personas físicas pueden obtener un saldo a favor de impuestos por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT), sin embargo, en algunos casos puede ser rechazada.

Razón por la que el SAT rechazó una devolución

De acuerdo con el SAT, cuando el contribuyente no reciba la devolución total o parcial del saldo a favor, debe ingresar a la sección “Consulta de devoluciones” localizada en el Buzón Tributario para ahí conocer la razón del rechazo.

De esa manera el contribuyente puede solucionar la inconsistencia y/o presentar la documentación que se solicita, mediante el procedimiento de solicitud de devolución manual a través del portal de internet del SAT.

Para estos efectos, el portal Fiscalia señala que el SAT ha puesto a disposición de los contribuyentes un instructivo para proceder con el trámite.

Para realizar este trámite es necesario contar con firma electrónica.

Fiscalia informo que el instructivo de referencia puede descargarse directamente desde el siguiente enlace que, aunque es de 2021, es aplicable para 2022:

Instructivo para solicitar la devolución manual

– Con información de Fiscalia.




Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.


Te puede interesar
El SAT puede presumirlos como ingresos y tendrás que demostrar lo contrario

Violación del secreto bancario podría ser peligrosa: especialistas

Contribuyentes tardan hasta 6 meses para obtener una cita ante el SAT

¿Cuándo vence el plazo para el reparto de utilidades o PTU?

Reparto de utilidades no alcanzará estimaciones de la STPS por inflación y pandemia

influencer, marketing

Buscan que influencers paguen impuestos al SAT por “publicidad disfrazada”