El Contribuyente
Síguenos
empty

Por estas razones las pymes evaden más al fisco, según estudio del CIEP

Según un estudio del CIEP, varios aspectos del sistema tributario mexicano incentivan que los pequeños y medianos empresarios evadan impuestos.



Foto: Shutterstock
27 noviembre, 2020

Las micro, pequeñas y medianas empresas se definen como aquellas que emplean a no más de 250 personas y cuyas ventas no son mayores a los 250 millones de pesos. Éstas conforman el 99.8% de los negocios y emplean al 68.9% de los trabajadores del país.

Según reporta un estudio del Centro de Investigación y Estudios Presupuestarios (CIEP), la recaudación de las empresas con hasta 20 millones de pesos en ingresos al año, de 2014 a la fecha ha incrementado considerablemente. Esto a raíz de la reforma fiscal del sexenio de Enrique Peña Nieto.

En aquel año, la recaudación proveniente de estas empresas era de 101 mil millones de pesos. Dos años después, en 2016, era de 174 mil millones de pesos. Desde entonces, y hasta el último dato que ofrecen de un año completo, el de 2019, la recaudación proveniente de este sector ha ido a la baja, aunque manteniéndose en niveles superiores a los de 2014. En 2019 la recaudación de estas empresas fue de 153.7 mil millones de pesos. Al tercer trimestre de 2020 lo recaudado ha sido de 135 mil millones de pesos. Esto es, dice el CIEP, más que lo que se espera destinar al programa de pensiones a adultos mayores para el cierre de 2020.

Sin embargo, hay varios aspectos del sistema tributario mexicano que incentivan que los pequeños y medianos empresarios evadan impuestos con una proporción mayor que las grandes empresas.

¿Por qué hay evasión de impuestos?

El estudio expone que, en el fondo, la decisión de evadir impuestos es una racional, en cuanto sopesa los pros (las posibles ganancias por la evasión) y la política punitiva del gobierno. Dicho en otras palabras, qué tan probable es que me agarren.

“Los empresarios pueden elegir incumplir con sus obligaciones si las ganancias esperadas de esta actividad son suficientes para contrarrestar los castigos dada una probabilidad de detección”.

Algunas peculiaridades del sistema tributario mexicano favorecen estas elecciones, como que las pequeñas y medianas empresas tienen una menor probabilidad de ser auditadas, pues la autoridad se concentra en aquellos contribuyentes de los que puede obtener mayores recuperaciones de ingresos.

Además, derivado del hecho que la tasa de ISR es constante para todas las empresas, independientemente de su nivel de ingresos, los impuestos pueden resultar onerosos para las empresas de menor tamaño. Según el banco mundial, refiere el CIEP, 13.3% y 15.5% de las pymes mexicanas pensaban en 2010 que las tasas impositivas eran el mayor obstáculo para hacer negocios. Por el otro lado sólo el 7.4% de las grandes empresas respondió lo mismo.

No obstante, los incentivos a favor de la evasión no son necesariamente económicos, sino que también entran consideraciones como la complejidad administrativa del sistema tributario y la cultura local, para la cual, la evasión de impuestos puede ser algo cotidiano.

“Sobrellevar los requerimientos legales y el procesamiento de las obligaciones, es, en sí misma, una forma de imposición. Para los dueños de pequeñas empresas, este problema puede ser especialmente severo. En las MiPyMEs mexicanas, es más común que los dueños o un tercero se hagan cargo de los pormenores del pago de impuestos que en las grandes empresas; lo que podría implicar mayores costos financieros y de transacción para las unidades económicas de menor tamaño”.

Según el Banco Mundial, cumplir con las obligaciones fiscales en México toma en promedio 240.5 horas al año, lo que dividido en jornadas laborales de ocho horas nos da más de un mes ininterrumpido de trabajo.

Si un único contador se encargara de atender los asuntos fiscales de la empresa, tendría que pagársele un costo promedio de 10 mil 723 pesos al año, lo que para un microempresario equivale a un tercio de sus ingresos brutos mensuales.

En consecuencia, dice el CIEP, los pequeños empresarios suelen recurrir a estrategias como la subcontratación de personal para simplificar el manejo de su nómina.

Aquí puedes encontrar el estudio completo del CIEP.


NEWSLETTER

nuestro boletín semanal gratuito

Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar
Requisitos para que las personas morales puedan deducir salarios en 2020

El nuevo subsidio al empleo no soluciona la retención del salario mínimo

Publican aviso para detectar transacciones relacionadas con organizaciones terroristas

Exención de la PTU debe basarse en salario mínimo, no en la UMA: Prodecon

¿Cuándo se emite un CFDI de nómina con RFC genérico?