El SAT le compró a una empresa fantasma

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn

Se supone que el SAT es el organismo dedicado a la caza de empresas fantasma…


Una empresa fantasma (EFO) es aquella que expide facturas que sustentan operaciones que no se realizaron en realidad. Pensemos, por ejemplo, en una empresa que se dedica al ensamblaje de computadoras, pero en sus instalaciones no cuenta con el equipo ni el personal para hacerlo.

Pues resulta que con todo y que el SAT es la institución encargada de vigilar que este tipo de cosas no ocurran, el órgano fiscal fue cliente de una empresa fantasma llamada Servicios Legales & Valuatorios SC, que ha facturado más de 60 millones de pesos. El SAT realizó compras a esta empresa, con facturas de 169 mil pesos.

El oficio 500-30-2018-03018 del SAT dice que la empresa podría ser una empresa fantasma porque no tiene los activos que respalden las operaciones registradas entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2014. Además, el IMSS no tiene registro de altas o bajas de personal ni hay registro de pago de impuestos por nómina. ¿Será que los fantasmas no pagan impuestos? La empresa tampoco se halló en el domicilio con el cual se registró ante el SAT.

Otra empresa. Comercializadora y Distribuidora Sustaita, que facturó 375.5 millones de pesos de 2013 a 2015, también fue visitada en la misma dirección en el pasado, pues se sospechaba que vendía facturas. Ambas empresas se ubicaban en el mismo domicilio al mismo tiempo.

Algunos organismos gubernamentales, como las Secretarías de Finanzas y Salud, la Universidad de Guadalajara o los ayuntamientos de Tlaquepaque y Guadalajara, hicieron deducciones por 9.5 millones con facturas de esta empresa.

Con información de Reforma.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes), El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y nuestro canal de YouTube.

Te recomendamos:

¿Qué es la simetría fiscal?

Según el principio de la simetría fiscal, debería haber un equilibrio entre los ingresos y los gastos, pero la autoridad no siempre