La epidemia de cesáreas le cuesta una millonada al sistema de salud pública

La cantidad de cesáreas en México ya es un problema de salud pública.

José Luis Álvarez
 La epidemia de cesáreas le cuesta una millonada al sistema de salud pública
 La epidemia de cesáreas le cuesta una millonada al sistema de salud pública

La maternidad es algo simultáneamente hermoso y angustiante para millones de madres alrededor del mundo. Probablemente lo primero que le viene a la cabeza a los padres primerizos, en lo que a los preparativos se refiere, es cuántos días por maternidad o paternidad les van a dar en su empresa (en Suecia les dan tantos que morirías de envidia). Sin embargo, hay otras temas mucho más inmediatos y no menos apremiantes que de ordinario no se les suele prestar tanta atención.

¿Has pensado si te gustaría tener a tu bebé por cesárea o por parto natural? ¿Te da lo mismo? La verdad es que no debería. Según un estudio publicado en Health Affairs, el 47.5% de las madres tienen a sus hijos por cesárea. Esta cifra está absurdamente por encima del 15% recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por lo que, técnicamente, la cantidad de cesáreas que se practican en nuestro país es ya un problema de salud pública. De hecho México es el cuarto país del mundo en que más cesáreas se practican, sólo por detrás de China, Estados Unidos y Brasil (todos países con más habitantes que México).

Una cesárea puede originar complicaciones serias, como hemorragias, tromboembolismo venoso, infecciones, histerectomías, entre otras. Por si fuera poco, en muchas ocasiones las madres no toman decisiones informadas respecto a qué opción es más conveniente para su embarazo, pues los médicos no les informan de las posibles secuelas.

La causa de esta situación varía según el caso. De acuerdo con el estudio citado, 70.2% de los casos en hospitales privados se realizan por cesárea, mientras que los que ocurren en instituciones públicas se ubican entre el 39.7%, en el Seguro Popular y un desorbitante 77.6% en el ISSSTE. La causal en los hospitales privados podría ser no solamente que estos busquen hacer negocio, sino el temor de las pacientes al dolor. Por su parte, en las instituciones públicas lo que se busca es evitar la saturación de camas. Sin embargo, se estima que si se lograra reducir a 20% el número de cesáreas en las instituciones del sistema de salud pública, se lograrían ahorros de hasta 5,000 millones de pesos al año.

Posiblemente, a las abuelas que solían tener hasta 10 hijos de manera natural les causaría gracia tanta cesárea.

Suscríbete al newsletter aquí.

 

Inicia sesión para hacer un comentario
elContribuyente
X