Así te afectará la guerra comercial entre México y Estados Unidos

guerra comercial, aranceles, el contribuyente,Foto: Shutterstock

Al igual que en otros enfrentamientos bélicos, en esta guerra comercial todos perdemos. 


Cuando escuchamos hablar de una guerra siempre nos imaginamos cañones, soldados, bombas y otros artefactos bélicos. Durante los últimos años nos han hablado de que las guerras se hacen con computadoras, virus y hackers, pero tal vez nunca nos imaginamos que una guerra pudiera suscitarse en un campo que siempre había sido de libre tránsito y en el que todos los participantes estaban de acuerdo con las reglas del juego: me refiero al comercio, un tema que Donald Trump, como presidente de los Estados Unidos, ha puesto muy “caliente” en los últimos meses.

Así es, estamos viviendo una guerra y tendremos que sufrir las consecuencias. Nadie debería ser víctima de abusos en una era en la que se supone que existe la libertad, y el presidente Trump ha tratado de usar tácticas de negociación muy viejas, que ya poco funcionan. Sus estrategias incluyen amenazas, insultos e imposiciones que poco ayudarán a que se concreten negociaciones serias, que sean justas para todos los participantes. Trump tiene la idea de que en una negociación exitosa uno debe perder y, en este caso, los que deben perder, según él, son todos menos Estados Unidos.



Los chinos hicieron lo que mejor saben hacer: se juntaron con los europeos y fortalecieron lazos formando un frente que rápidamente prendió la mecha de otros dos cañones llamados Canadá y México. Ahora el escenario para Estados Unidos cambia. El mundo le está mandando una señal clara: Estados Unidos podrá ser una superpotencia, pero si el resto de los países se une, esa superpotencia no es nada, ya que debe coexistir con los demás en un mundo en el que el comercio ha sido la fuente principal de crecimiento. El error de Trump fue realizar muchas negociaciones al mismo tiempo y dejar ver su pobre estrategia.

¿Cómo afectará al mundo este aumento de aranceles? En primer lugar impactará en nuestros bolsillos. Todo subirá. El aumento de precios en cascada provocará que muchos productos sean incosteables. La cadena de producción se encarecerá de tal forma que llegaremos a ver productos 100 por ciento más caros en todo el mundo, no sólo para México. Si esta situación se alarga por más de tres meses, se complicará la producción de ciertos productos; ésta podría reducirse y provocar escasez. En un año, algunos productos podrán ser tan caros que las pocas ventas obligarán al cese de la producción. Sin embargo, no creo que lleguemos a tanto. Como el bravucón que es, Trump doblará las manos y dirá algo típico de los cobardes: “se la creyeron, pero era broma”.

Pensando de forma optimista, las cosas podrían regresar al estado en el que estaban, o tal vez, si Trump realmente tiene madera de líder propondrá algo innovador y justo para todos.

¿Por qué existen los aranceles en ciertos productos?

Estos impuestos existen por el impacto que su importación genera en el desarrollo económico de un sector del país. Los aranceles ayudan al desarrollo económico de ese u otros sectores y son una gran fuente de ingreso en las arcas de los gobiernos.

Teóricamente, sin los aranceles algunos programas sociales no podrían llevarse a cabo o tendríamos que pagar  impuestos muy altos; por ello es mejor que existan. Sólo nos queda esperar a que se logre un acuerdo lo más pronto posible.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes), El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y nuestro canal de YouTube.



Deja un comentario








Así te afectará la guerra comercial entre México y Estados Unidos

guerra comercial, aranceles, el contribuyente,Foto: Shutterstock

Al igual que en otros enfrentamientos bélicos, en esta guerra comercial todos perdemos. 


Cuando escuchamos hablar de una guerra siempre nos imaginamos cañones, soldados, bombas y otros artefactos bélicos. Durante los últimos años nos han hablado de que las guerras se hacen con computadoras, virus y hackers, pero tal vez nunca nos imaginamos que una guerra pudiera suscitarse en un campo que siempre había sido de libre tránsito y en el que todos los participantes estaban de acuerdo con las reglas del juego: me refiero al comercio, un tema que Donald Trump, como presidente de los Estados Unidos, ha puesto muy “caliente” en los últimos meses.

Así es, estamos viviendo una guerra y tendremos que sufrir las consecuencias. Nadie debería ser víctima de abusos en una era en la que se supone que existe la libertad, y el presidente Trump ha tratado de usar tácticas de negociación muy viejas, que ya poco funcionan. Sus estrategias incluyen amenazas, insultos e imposiciones que poco ayudarán a que se concreten negociaciones serias, que sean justas para todos los participantes. Trump tiene la idea de que en una negociación exitosa uno debe perder y, en este caso, los que deben perder, según él, son todos menos Estados Unidos.



Los chinos hicieron lo que mejor saben hacer: se juntaron con los europeos y fortalecieron lazos formando un frente que rápidamente prendió la mecha de otros dos cañones llamados Canadá y México. Ahora el escenario para Estados Unidos cambia. El mundo le está mandando una señal clara: Estados Unidos podrá ser una superpotencia, pero si el resto de los países se une, esa superpotencia no es nada, ya que debe coexistir con los demás en un mundo en el que el comercio ha sido la fuente principal de crecimiento. El error de Trump fue realizar muchas negociaciones al mismo tiempo y dejar ver su pobre estrategia.

¿Cómo afectará al mundo este aumento de aranceles? En primer lugar impactará en nuestros bolsillos. Todo subirá. El aumento de precios en cascada provocará que muchos productos sean incosteables. La cadena de producción se encarecerá de tal forma que llegaremos a ver productos 100 por ciento más caros en todo el mundo, no sólo para México. Si esta situación se alarga por más de tres meses, se complicará la producción de ciertos productos; ésta podría reducirse y provocar escasez. En un año, algunos productos podrán ser tan caros que las pocas ventas obligarán al cese de la producción. Sin embargo, no creo que lleguemos a tanto. Como el bravucón que es, Trump doblará las manos y dirá algo típico de los cobardes: “se la creyeron, pero era broma”.

Pensando de forma optimista, las cosas podrían regresar al estado en el que estaban, o tal vez, si Trump realmente tiene madera de líder propondrá algo innovador y justo para todos.

¿Por qué existen los aranceles en ciertos productos?

Estos impuestos existen por el impacto que su importación genera en el desarrollo económico de un sector del país. Los aranceles ayudan al desarrollo económico de ese u otros sectores y son una gran fuente de ingreso en las arcas de los gobiernos.

Teóricamente, sin los aranceles algunos programas sociales no podrían llevarse a cabo o tendríamos que pagar  impuestos muy altos; por ello es mejor que existan. Sólo nos queda esperar a que se logre un acuerdo lo más pronto posible.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes), El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y nuestro canal de YouTube.



Deja un comentario