El Contribuyente
Síguenos
empty

¿Qué es el networking y cómo puedes usarlo?

networking, negocios, redes, empresas
Foto: Shutterstock
26 enero, 2018

Esta herramienta puede ayudarte a posicionar a tu empresa en el mercado, entre muchos otros beneficios.


Si a estas alturas no sabes qué es el networking estás dejando pasar una gran oportunidad, pues es una una herramienta y una posibilidad para tu empresa. La idea es crear una red de contactos en tu sector o sectores relacionados; esto te va a ayudar a conseguir negocios, información, imagen, consejos y varias cosas que van a beneficiar a tu compañía.

¿Cómo funciona?

La forma tradicional de hacer networking es a través de reuniones que se organizan específicamente para estos fines, pero si eres más movido puedes aprovechar las oportunidades que se te presenten en convenciones, juntas, elevadores, etc. Actualmente, también existen las versiones online. A estas reuniones acuden los inversionistas, los emprendedores, los empresarios, los que pueden hacer algo por ti y todavía no lo saben. Por ejemplo, puedes usar sitios como meetup que se encargan de organizar las reuniones. Además, cualquier oportunidad que encuentres para darte a conocer o conocer a alguien más es bienvenida.

¿Qué habilidades necesito?

Antes de saber lo que puedes sacar de esto, tienes que saber cómo hacerlo. No puedes ser el tipo que asusta a todos y deja sus tarjetas de presentación en los bolsillos traseros sin que se den cuenta.  

Debes aprovechar lo que encuentres ahí, pero ve con la idea clara de con quién quieres hablar y qué quieres conseguir. Debes llegar sabiendo lo que tu empresa puede ofrecer porque, con suerte, tú vas a ser el contacto de alguien más. Sería una muy mala idea ir a un reunión de networking con las habilidades sociales de un ermitaño. Debes saber conversar, no ponerte nervioso, no esperar demasiado muy pronto. Llegar ahí sin saber qué vas a decir y cómo lo vas a decir sin desmayarte es el paso más importante. Practica un poco antes de ir, solo asegurate de que parezca natural y no robótico. Ve creando una base de datos y piensa cómo la próxima persona que vas a conocer te puede conectar con más. En general, debes tener claro lo que buscas y debes tener habilidades de conversación pasables. No es tan difícil.

A medida que te vayas haciendo más experimentado en esto, otras habilidades se van a hacer más importantes. Saber cuándo abandonar a un contacto que no te ha servido para nada, cultivar las mejores relaciones, usar el lenguaje correcto para las situaciones correctas. Todo esto se va a amoldar a lo que tú necesites y al enfoque que le des a tu networking.

¿Qué puedo sacar de esto?

Son muchos los beneficios que el networking te puede dar. Lo básico es que tienes más referencias y negocios en tu área. En general, la gente que conoces en estas reuniones ya es parte del medio, por lo que sabes que valen la pena. En cuanto a los negocios, puedes estar seguro de que el objetivo final de todos ahí es crecer su empresa, así que hay varias oportunidades para hacerlo: pueden ser nuevos clientes, socios, aliados de ventas, etc.

Si eres una empresa nueva y pequeña, así puedes conocer a los pesos pesados de la industria en la que estás. Debe haber más de una cosa que puedas aprender de este tipo de empresas, a menos que seas un genio hecho y derecho. A veces solo se trata de conocer a la persona correcta para meterte de lleno en el negocio. Por el otro lado, si tu empresa es la que domina, puedes escuchar las ideas de los nuevos que siempre van a intentar impresionarte.

El intercambio de información y de experiencias al que puedes acceder con esta herramienta es enorme. Puedes aprender cómo las otras empresas de tu sector resuelven o se preparan para eventos en común; aprovecha toda la información que puedas conseguir, aunque no siempre sea directamente relacionada con clientes o ventas. Solo ten un poco de criterio, no les digas la receta secreta de la abuela si esa es la piedra angular de toda tu compañía.

Por último, gente con experiencia puede decirte qué está bien y mal en lo que estás haciendo; en tu producto, servicio o proceso siempre hay algo que puedes mejorar. Y te puedes dar una idea de verdad de qué tan difícil es establecerse en ese ámbito, de qué tan difícil es llevar la idea a lo concreto basándote en el camino de personas que ya lo hicieron antes que tú.

Lo que no debes hacer

Para conseguir todos estos beneficios no solo tienes que jugar tus cartas bien; también tienes que evitar jugarlas mal. Por ejemplo, no vayas solo pensando en ti y en tu empresa; esto es algo social, así que lo que tú ofrezcas a los demás es igual de importante que lo que te ofrecen a ti.

Otro error de principiante es olvidar por completo el objetivo principal. Tal vez se te pasan las copas, haces amigos y se te olvida toda la parte de los negocios. O se te olvida ir más allá de conseguir el contacto; es decir, convertirlo en una relación fructífera. Intenta pensar a largo plazo.

No prefieras cantidad que calidad. Si eres bueno en esto y puedes hacer las dos, está perfecto. Pero por lo general, es mejor tener pocos contactos que sí valgan la pena, que te puedan conseguir lo que necesitas o ayudarte a posicionarte donde quieres estar, a contar con una agenda llena de nombres y teléfonos que no ubicas. Los primeros ayudan a tu negocio, los segundos te quitan espacio.

Suscríbete al newsletter y al canal de YouTube de El Contribuyente.

 

 


Expresa tu opinión



No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

El Fiscoanalista

Todos los lunes recibe gratis la información que todo experto fiscal necesita.

Te enviaremos un mail de confirmación