El Contribuyente
Síguenos
empty

Mantiene gobierno cuentas opacas por casi la mitad del presupuesto

Hay 344 cuentas activas con 2 billones de pesos, las cuales no rinden cuentas y no tienen que ser aprobados por el Congreso, de acuerdo con especialistas; se trata de fideicomisos creados para diversos propósitos que se convierten en cajas chicas de las depedencias, denuncia Fundar.



25 enero, 2016



El gobierno tiene 614 fideicomisos con recursos que no rinden cuentas y que en muchos casos están ociosos, de acuerdo con expertos.

De los 614 fideicomisos, 344 están activos y suman un total de 2 billones de pesos (bdp), es decir casi la mitad del presupuestos total del gobierno en 2016.

De acuerdo con especialistas, muchas de estas “cajas chicas” no rinden cuentas y usan como pretexto el secreto bancario y fiduciario para evitar el escrutinio y no presentar informes en tiempo real.

"Estamos hablando de montones de contratos por todo el país, que pueden estar ociosos o que pueden estarle generando rendimientos a un director general que sabe manejar el fideicomiso. Toda la reforma hacendaria pudo haber tenido el mismo resultado, si hubiera habido una política de recuperación de todos los activos en fideicomisos", explicó Óscar Arredondo, investigador de Fundar, Centro de Análisis e Investigación, A.C.

Los fideicomisos son cuentas bancarias que abren las dependencias con recursos públicos, y que tienen fines tan diversos  como la construcción de una carretera, rescatar a los ex braceros, corregir un error como el derrame del Río Sonora o para atender a víctimas como las de la Guardería ABC o de desaparecidos.

Sin embargo, de acuerdo con especialistas, muchas de estas cuentas ingresan recursos y gastan año con año sin saber exactamente en que se usó el dinero, por lo que se convierten en “cajas chicas” de las dependencias o gobiernos locales.

Incluso se ha denunciado que recursos de subejercicios presupuestales, en lugar de devolverlos a la tesorería de la federación, como marca la ley, son depositados en distintos instrumentos financieros.

Por lo tanto estos recursos pueden ser usados a discreción y sin un tiempo establecido, por los titulares de las dependencias.

"Hay una tendencia a la creación de fideicomisos públicos resultante de economías o subejercicios en la ejecución de los presupuestos anuales. Es decir, que ante la obligación de gastar anualmente, cuando no se ejercen los recursos en tiempo, a efecto de no devolverlos a la tesorería de la federación, se constituyen fondos que pueden irse  ejecutando sin sujeción a tiempo", denunció la Auditoría Superior de la Federación de acuerdo con un informe de Fundar.

De 2006 a 2014, en promedio, los fideicomisos gubernamentales han ingresado 200 mil millones de pesos (mdp) cada año, con base en datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Es esta dependencia la encargada de autorizar la apertura de estos instrumentos financieros, lo que implica que no tienen que ser aprobados por el Congreso de la Unión.

Existen diferentes tipos de fideicomisos. Además de los federales, cada uno de los gobiernos locales puede abrir una nueva "cuenta" y al mismo tiempo comenzar un nuevo fideicomiso con el gobierno federal y viceversa, lo que derivó en una multiplicación de los mismos en los últimos años.

Razón por la que la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información se incluyó a los fideicomisos como uno de los sujetos obligados a rendir cuentas. Así fuera una cuenta de cheques (como lo es el fideicomiso que maneja la Comisión Especial de Atención a Víctimas) o una institución completa (como el Fondo Nacional de Turismo, Fonatur) o un fideicomiso de gobierno local.

Ello no ha evitado que se sigan presentando irregularidades, como en el caso de el 
Fideicomiso 1326, constituido en 1991 por Hacienda, cuyo objetivo era el "Programa para la Modernización Educativa del país", se cerró y a pesar de ello, 16 años después, 1,717 mdp volvieron a aparecer en la contabilidad del mismo. Esto lo detectó la ASF en la revisión de la cuenta pública 2009. 

También hay fideicomisos que se abrieron sólo para un momento específico, como el de los Festejos del Bicentenario, creado en 2007 con un monto de 50 mdp. La mayor parte del dinero fue utilizado en 2010  y sigue existiendo activo, aunque sus cuentas están en ceros (con información de El Universal).





Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y a nuestro canal de YouTube.



Te puede interesar

¿Qué hago si un funcionario del SAT incurre en una mala práctica?

Por alza en impuestos, casinos de Nuevo León recaudan menos

Esquemas reportables serían como revelar secretos de confesión de los sacerdotes AmCham México

¿En qué casos el SAT puede romper el secreto fiscal?

Salinas-Pliego-empresarios

Salinas Pliego critica al SAT pedir que paguen impuestos y no tener citas